Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE anuncia tras el ataque a su sede de Zumárraga que recurrirá a la UE si no se protege a los amenazados

El presidente del PSE-EE de Guipúzcoa, Jesús Eguiguren, considera que ha llegado el momento de pedir en la Unión Europea protección para las personas amenazadas por ETA, si 'los Gobiernos central y vasco siguen con sus disputas en lugar de ponerse de acuerdo para combatir el terrorismo y proteger los derechos de los ciudadanos vascos'. El dirigente socialista manifestó que 'si las instituciones vascas o españolas siguen sin defendernos, habrá que ir a otras instancias y decir en Europa que hay un rincón en el que no se respeta el derecho a la libertad y a la vida'.

Eguiguren realizó estas declaraciones en la localidad guipuzcoana de Zumárraga, donde el viernes por la noche un grupo de encapuchados encerró a una decena de personas que se encontraban en el interior de la Casa del Pueblo. Los violentos utilizaron una cadena y un candado para cerrar la puerta de acceso a la sede socialista y a continuación arrojaron pintura de color rojo y amarillo sobre la fachada del local. Agentes de la Ertzaintza acudieron al lugar y rompieron la cadena para permitir la salida de las personas encerradas.

Este nuevo acto de intimidación en Zumárraga agrava la degradada situación política que sufre este municipio, en cuyo Ayuntamiento sólo quedan 10 de los 17 concejales elegidos en 1999. El asesinato, en agosto de 2000, del edil del PP Manuel Indiano, las dimisiones de los cinco representantes del PSE y la renuncia de una concejal de Batasuna han llevado a los partidos democráticos a crear una gestora donde estén representados todos los partidos conforme a los resultados obtenidos en las elecciones municipales. Este ataque, dijo Eguiguren, 'no es una casualidad', pues pretende 'sembrar el terror y el miedo, en un momento en el que Zumárraga intenta recuperar la representación institucional en el Ayuntamiento'.

Eguiguren acudió a la sede socialista de Zumárraga para interesarse por lo ocurrido. Una de las personas que quedó atrapada en su interior declaró a Efe que se llevó 'un susto muy grande' y que optaron por no abandonar el local hasta la llegada de la policía vasca. 'No entraron en el bar, ni dijeron nada, pero imagínate si llegan a tirar algo dentro', explicó. El alcalde de esta localidad, Aitor Gabilondo (EA), y todos los partidos, salvo Batasuna, condenaron ayer este nuevo acto violento.

Los proetarras también provocaron un pequeño incendio en la noche del viernes en la fachada de la Comandancia de Marina en San Sebastián. Otro grupo de violentos cruzó un autobús en el centro de la capital guipuzcoana y huyó tras advertir la presencia de la Ertzaintza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de marzo de 2002