Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell cuadra los presupuestos de 2001 con 2.304 millones de euros pendientes de ingreso

La Generalitat abre la vía a la ampliación de los puertos para acoger nuevos amarres

El Consell liquidó ayer el presupuesto de 2001, el último elaborado en pesetas, con un déficit menor de apenas 35,5 millones de euros, acorde con la teoría de la estabilidad que el Gobierno central ha decidido imponer por ley a todas las administraciones públicas a partir de 2003. Sin embargo, el buen resultado se obtiene a costa de unos ingresos pendientes -facturas libradas que todavía no se han cobrado- que se elevan a 2.304 millones de euros. Los fondos disponibles en la caja de la Generalitat, además, arrojan un saldo negativo de 1.194 millones de euros.

Vicente Rambla, consejero de Hacienda, alabó la estabilidad presupuestaria cuando presentó la liquidación del presupuesto aprobada por el Consell. Recordó que las negociaciones con el Gobierno para establecer el desfase autorizado entre ingresos y gastos durante el presente ejercicio todavía están pendientes, puesto que la ley rige a partir de 2003, pero cerró filas con el ministerio y aseguró que 'la Comunidad Valenciana apuesta por el equilibrio presupuestario'.

Las cuentas de 2001, que sumaban 9.000 millones de euros, se han liquidado en la senda trazada por el Gobierno. De hecho, los presupuestos, se han cerrado con un superávit de 2,3 millones de euros. El déficit de 35,5 millones que arroja la liquidación responde, de acuerdo con una novedad introducida el año pasado, a la denominada 'financiación afectada', facturas que adelanta la Generalitat para pagar gastos comprometidos por la Unión Europea.

Rambla abusó de los términos relativos para explicar que el déficit desciende un 45% respecto al año anterior; que las modificaciones de crédito apenas representan un 4% del total de las cuentas, 'lo que demuestra la fidelidad hacia el presupuesto aprobado por las Cortes'; y subrayó que, sobre el presupuesto total, los ingresos pendientes de cobro se han reducido en una décima respecto a la liquidación de 2000 y los derechos definidos, una figura a extinguir, un 8%.

En términos absolutos, sin embargo, los ingresos pendientes de cobro se han elevado 210 millones de euros.

Rambla aprovechó la ocasión para recordar que el crecimiento de la economía valenciana durante 2001 fue superior a la media nacional y anunció que la agencia internacional de calificación Fitch asigna una calificación 'estable' a la deuda de la Generalitat.

El crecimiento económico fue precisamente el argumento que esgrimió Alicia de Miguel, portavoz del Consell, para explicar una modificación del plan de puertos e instalaciones náutico deportivas que abre la vía a las solicitudes de ampliación de amarres para embarcaciones deportivas. La modificación prevé 'solicitudes de ampliaciones exteriores' en los actuales puertos valencianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002