Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición arremete contra el entramado familiar en las resonancias

Los socialistas acusan al jefe de radiología de Alicante de 'burlar' la ley de incompatibilidad

El diputado socialista José Camarasa calificó ayer de 'estafa' al sistema público que se permita que el jefe en funciones de radiología del hospital General de Alicante encargue las resonancias magnéticas a la empresa que dirige su hijo. En su opinión, 'se está burlando la ley de incompatibilidad'. La diputada de Esquerra Unida Ángela Llinares se expresó en términos similares al señalar que esa práctica contribuye a privatizar para que 'todo quede en casa'. El consejero de Sanidad, Serafín Castellano, defendió el concurso que introdujo resonancias privadas en los hospitales.

El consejero de Sanidad, Serafín Castellano, se escudó ayer en el concurso que abrió las puertas a los equipos privados de resonancia magnética nuclear en los hospitales públicos para defender la legalidad de la situación existente en el hospital General de Alicante. El jefe en funciones del servicio de radiología y, por ello, encargado de dar el visto bueno a que se autoricen las exploraciones que realiza la empresa Inscanner es José Francisco Verdú Bellod, uno de los fundadores de la firma junto al diputado popular Luis Concepción Moscardó. Al frente de Inscanner como director gerente está un hijo de Verdú, Marcos Verdú Sapena. Inscanner es una de las tres empresas a las que el Consell ha cedido la exclusiva de los diagnósticos de resonancias en la sanidad pública hasta 2008. El radiólogo que Inscanner ha situado junto al equipo instalado en el hospital es un hijo de Concepción, Luis Concepción Aramendía.

Castellano mantuvo ayer en Castellón que 'en su momento existió un concurso público y se está cumpliendo el pliego de condiciones', por lo que 'Inscanner no hace más que cumplir el servicio que se le encomendó'. Castellano trató de restar ayer importancia a la relación entre el jefe en funciones del servicio de radiología, José Francisco Verdú Bellod -de quien depende el número de exploraciones por resonancia se envían a Inscanner- y Marcos Verdú Sapena, gerente de la empresa que factura a Sanidad por el número de resonancias que realiza a los pacientes de la sanidad privada. El máximo responsable de la sanidad valenciana se limitó a enumerar los beneficios de las adjudicaciones del millonario concurso para la realización de las resonancias magnéticas.

Las relaciones cruzadas entre padres e hijos merecieron la calificación para el diputado socialistya José Camarasa de 'estafa' al sistema sanitario público, no sólo por la fórmula de introducir resonancias privadas en hospitales públicos, algo 'insólito en toda España', sino porque 'se está burlando la ley de incompatibilidad'. 'Esto pone de manifiesto, no formalmente aunque sí de hecho', que 'tanto Verdú como Concepción están detrás de sus hijos'.

Para la diputada de EU Ángela Llinares, estos hechos demuestran que el Partido Popular está llevando adelante una privatización de los servicios públicos 'en beneficio de un grupo de personas de forma que nada sea ilegal pero que beneficie a médicos del PP que han apoyado al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana'. Llinares se refirió también a la situación en la que se encuentra el servicio de hemodiálisis del hospital de La Vila Joiosa, donde en lugar de tres turnos, señala, se hacen dos, de forma que los pacientes a los que no se pude tratar se envíen al hospital de Benidorm, un centro privado con el que Sanidad mantiene un concierto. La diputada apuntó que pedirá explicaciones a Castellano en las Cortes por la relación existente entre Verdú padre e hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de marzo de 2002