Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y CiU achacan el incremento a la 'sensación de inseguridad'

Los partidos con representación en el Congreso valoran de manera diferente el incremento de la seguridad privada en nuestro país. Ésta es la posición de algunos de los portavoces parlamentarios en asuntos de Interior.

- Grupo Popular. 'La seguridad se ha convertido en elemento de bienestar, por lo que la gente quiere una seguridad a la carta', explica Ignacio Gil Lázaro, portavoz del PP en temas de interior. Gil Lázaro no cree que el creciente recurso a la seguridad privada tenga que ver con el aumento de la delincuencia (un 10,52% en 2001). 'Mientras la seguridad privada aumenta de forma constante, la delicuencia varía estacionalmente', asegura. Al portavoz del PP no le preocupa que el número de vigilantes sea similar al de los efectivos de policía y Guardia Civil 'siempre que la seguridad privada esté subordinada a la pública' y considera 'casos aislados' el ejercicio de funciones de seguridad por personal no cualificado y los excesos de algunos vigilantes.

- PSOE. Victorino Mayoral, portavoz del grupo socialista cree que el aumento de la seguridad privada garantiza 'el blindaje de las clases acomodadas, pero no el de las medias y populares que no pueden permitírsela'. Mayoral cree necesario reforzar el control del personal de estas empresas, ya que 'debido a la rapidez con la que crece el sector, muchas veces se incumplen los deberes de formación que la ley impone'. Para el portavoz del PSOE 'hay que reforzar la cooperación de estas empresas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado'.

- Grupo Catalán. Jordi Jané, portavoz de CiU en temas de interior achaca el éxito de la seguridad privada a 'la creciente sensación de inseguridad que tienen los ciudadanos', que para el diputado tiene su origen en 'la impunidad con la que la justicia responde a los pequeños delitos y a la reincidencia'. Con el fin de acabar con esa sensación CiU apoya la oferta del Gobierno de 6.587 nuevas plazas de policía y Guardia Civil, y propone la creación de 'jucios rápidos que impongan penas privativas de libertad para los multireincidentes'.

- Izquierda Unida. 'Mucha gente no preparada entra en las empresas de seguridad', asegura Felipe Alcaraz, portavoz de IU en asuntos de interior. Para IU, una de las claves del crecimiento del sector es 'la mayor atención del Gobierno hacia la lucha contra ETA dejando de lado la seguridad ciudadana'. Para el diputado la seguridad debe ser 'un monopolio casi exclusivo del Estado', pero no cree que con más policía vaya a bajar el recurso a la seguridad privada. 'Hay que distribuir los efectivos equilibradamente y crear una policía de barrio'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de febrero de 2002