Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior mantiene que Jarrai es "el banquillo y la cantera de ETA"

El director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, aseguró ayer en Pamplona que hace ya años que el instituto armado comenzó a denunciar que Jarrai era "el banquillo y la cantera de los futuros terroristas" y que la denominada kale borroka no era sino una preparación para posteriores asesinatos. Para corroborar esa tesis recordó el largo historial de terrorismo callejero y militancia política en Jarrai de los tres principales detenidos.

Ibai Ayensa, considerado un "destacado dirigente de Jarrai" por Interior, fue detenido en 1996 por participar en el incendio de un concesionario Renault en Burlada, un acto de violencia callejera protagonizado por un grupo Y de apoyo a ETA que dejó sin empleo a 14 trabajadores y causó daños por valor de 170 millones de pesetas. Tras ser juzgado en 1998 en Pamplona, pasó un día en prisión y salió en libertad con una fianza de 250.000 pesetas. Desde entonces ha sido detenido en otras cinco ocasiones por desobediencia civil y alteraciones del orden público.

Su hermano Miguel Javier tiene un largo historial de detenciones y enfrentamientos callejeros con la policía. El 14 de diciembre de 1991 sufrió graves lesiones en un ojo al ser alcanzado por una pelota de goma. Fue ingresado en el Hospital de Navarra. En 1999, volvió a resultar lesionado a consecuencia de los enfrentamientos registrados con la Guardia Civil en Bera de Bidasoa (Navarra) tras una fiesta a favor del euskera.

Francisco Javier Ruiz Romero participó con Ibai en el ataque al concesionario Renault de Burlada en 1996, hecho por el que fue condenado a dos meses de cárcel. El ministerio del Interior le considera un destacado miembro de Jarrai. En 1991 fue detenido en San Sebastián por acciones de violencia callejera.

Evolución de Madina

Entretanto, Eduardo Madina, el dirigente de las Juventudes Socialistas de Euskadi mutilado el pasado martes por ETA con una bomba lapa colocada en su coche, evoluciona favorablemente de sus lesiones y ha comenzado una dieta líquida oral, aunque su pronóstico continúa siendo grave, según el parte médico facilitado ayer por Osakidetza, el Servicio Vasco de Salud. Madina permanece ingresado en el Servicio de Reanimación del hospital de Cruces, en Barakaldo (Vizcaya).

Por otro lado, fuentes de la compañía Bilbobus, concesionaria de las líneas de autobús en la capital vizcaína, cifraron ayer en 29 millones de pesetas (174.000 euros) el coste de reponer el vehículo quemado en la noche del pasado miércoles por un grupo de encapuchados en el barrio bilbaíno de Santutxu. Otros tres encapuchados incendiaron pasadas las 21.30 en el barrio de Beriyo de San Sebastián un autobús articulado, que quedó calcinado por el fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2002