Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

César Alierta abordará la renovación del consejo de Telefónica en la junta de abril

El presidente estudia relevar a Gaspar Ariño, Pedro Ballvé e Ignacio Larracoechea

Tras los cambios realizados en su filial de medios de comunicación en enero, el presidente de Telefónica, César Alierta, afronta ahora la renovación del consejo de administración de la entidad. Alierta quiere aprovechar para ello la próxima junta de accionistas de abril, cuando a cuatro consejeros independientes nombrados por el anterior presidente, Juan Villalonga, se les acaba el mandato. En esa remodelación se estudiará el relevo de Gaspar Ariño, Pedro Ballvé e Ignacio Larracoechea, mientras que el último consejero, Maximino Carpio, puede renovar otro mandato.

Alierta está decidido a completar la renovación de los órganos directivos de la compañía, y poner fin a los últimos remanentes de su antecesor en el cargo, Juan Villalonga. La finalización del mandato de cinco años establecido en los estatutos le ofrece la oportunidad de remodelar el máximo órgano de administración de la compañía. Los consejeros independientes a los que se les acaba el plazo fueron propuestos por el anterior presidente y podría proponerse su renovación en la próxima junta de accionistas, que se celebrará en abril.

Los consejeros independientes a los que se acaba el mandato son Gaspar Ariño, Pedro Ballvé, Ignacio Larracoechea y Maximino Carpio, que fueron nombrados en enero de 1997, cuando abandonaron el consejo de la operadora los 11 representantes del Estado.

Aunque los portavoces oficiales de la operadora declinaron cualquier comentario, fuentes próximas a la operadora aseguran que Alierta considera muy seriamente la salida de Ariño, Ballvé y Larracoechea. El primero está muy ligado al Grupo Recoletos, en cuyo consejo editorial participa y colabora como articulista en el diario económico Expansión, propiedad del grupo editorial. Además, posee un gabinete de abogados (Asesores Jurídicos Agrupados), que ha llevado temas relacionados con el sector.

En cuanto a Ballvé, presidente de Campofrío y de Telepizza, su permanencia en el consejo despertó alguna suspicacia a raíz del acuerdo estratégico firmado en abril de 2000 entre la cadena de establecimientos de pizzas y la propia Telefónica que, según expertos jurídicos, iba en contra del Código de Buen Gobierno, una serie de normas éticas que rige para los consejeros y que suscribió en su día la operadora, y que prohíbe que los miembros del consejo realicen negocios en los que se vea implicada la empresa a la que representan.

El aspecto más controvertido de aquel acuerdo, hoy en vía muerta, fue la compra por parte de Telefónica del 5% de Telepizza por 100 millones de euros. Ese porcentaje tiene ahora un valor de 15,8 millones de euros. En el entorno de la operadora se da también como segura la marcha de Larracoechea, consejero delegado de Johnson & Johnson.

Más difícil se antoja despejar la incógnita sobre la más que posible continuidad de Maximino Carpio, que guarda una excelente relación con Alierta. Ambos se alinearon contra la fusión con la firma holandesa KPN que planteó Villalonga en mayo de 2000, y que, a la postre, supuso la salida de éste. Junto a ellos, defendiendo la posición del Gobierno, votaron los representantes del BBVA y La Caixa.

La decisión sobre la renovación del consejo se lleva con discreción. Ninguno de los interesados ha sido contactado en este sentido, según fuentes próximas a los afectados. Ésta será la tercera gran remodelación que lleva a cabo Alierta en el consejo. La primera se produjo en diciembre de 2000, con la salida de Bert Roberts, presidente de MCI WorldCom, y de Martín Velasco, imputado en un delito fiscal con la venta del portal Olé a Terra. La segunda y más completa renovación tuvo lugar en marzo del pasado año. En la misma salieron el copresidente del Banco Zaragozano Alberto Cortina, y José María Mas, secretario del consejo, ambos relacionados con la operación con opciones sobre acciones por la que fue investigado Villalonga. También dejó el consejo Carles Villarubí, con una relación muy estrecha con Villalonga.

Resultados

Alierta eligió para su sustitución a hombres de perfil técnico y allegados a su trayectoria profesional como Carlos Colomer y Alfonso Ferrari, o ejecutivos nombrados durante su mandato como Fernando Abril-Martorell o Luis Lada.

La renovación del consejo no es el único asunto que ocupa a Alierta. A finales de este mes, Telefónica presenta los resultados de 2001, el primer ejercicio completo bajo su presidencia, y se espera una caída del beneficio de entre el 10% y el 15%, la primera disminución desde hace nueve años. Con todo, la multinacional española ha salido bien parada si se compara con el resto de las grandes operadoras europeas. Algunas de ellas han entrado en pérdidas, como Telecom Italia.

Alierta quiere defender personalmente estos resultados y va a realizar una convención con analistas financieros en Sevilla, los días 7 y 8 de marzo. Posteriormente, una semana más tarde reunirá en Madrid a sus principales directivos para hacerles partícipes de los objetivos de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002