Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

BURROS CON JUBILACIÓN

RÍO DE JANEIRO

Una jornada de ocho horas de trabajo, asistencia médica obligatoria, reposo semanal, licencia de maternidad y jubilación. ¿Para quienes?, para los burros, mulos y caballos de carga que tiran de una carreta. Es la nueva ley aprobada por el Gobierno de la ciudad de Río de Janeiro bajo la égida de su alcalde, César Maia. Los dueños de burros, mulos y caballos usados en la ciudad carioca para arrastrar peso tienen que tener tatuados a los animales para poder identificarlos, y la Policía Civil se encargará de vigilar para que dichos animales tengan los beneficios de los trabajadores humanos. Los afortunados animales aún no se han dado cuenta de la lotería que les ha caído. Son más bien los dueños de dichas bestias de carga quienes se quejan, como lo ha hecho Adilson Silva, de 36 años, dueño de Jacira, quien protesta porque su yegua va a estar mejor tratada que él, que no tiene vacaciones ni jubilación. Pero María Lucía Frota, secretaria municipal de la Defensa de Animales, que tiene como asesor en el Ayuntamiento a un pastor alemán costeado por el gobierno municipal, ha defendido con fuerza que 'los animales que trabajan deben tener los mismos derechos que los humanos, sin excluir una jubilación digna'.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002