Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apartado el jefe de inmunología del Doce de Octubre por supuestas irregularidades

El catedrático dice ser víctima de una campaña por sus artículos sobre palestinos y judíos

El jefe del servicio de inmunología del hospital Doce de Octubre, el catedrático Carlos Antonio Arnaiz Villena, ha sido apartado de su puesto por la Consejería de Sanidad tras detectar ésta presuntas irregularidades en la adquisición y uso de material médico.

El jefe del servicio de inmunología del hospital Doce de Octubre, el catedrático Carlos Antonio Arnaiz Villena, ha sido apartado de su puesto por la Consejería de Sanidad tras detectar ésta presuntas irregularidades en la adquisición y uso de material médico. Según un portavoz del centro hospitalario, Arnaiz también debe responder de la acusación de acoso moral realizada por una de sus colaboradoras. Esta medida disciplinaria lleva aparejadas otras que la dirección del hospital Doce de Octubre asegura no haberle podido comunicar porque, afirma, el médico está ilocalizable en su domicilio habitual. El asunto está en manos del Juzgado de Instrucción número 23 de Madrid.

EL PAÍS logró hablar, ayer, con Arnaiz, que confirmó que está apartado de su servicio. 'Ustedes me han localizado. No sé cómo Sanidad puede decir que estoy ilocalizable. Me hallo de baja por una lesión en un tobillo. En diciembre pasado me comunicaron que estaba apartado del servicio porque decían que había unas facturas engordadas y porque una de mis colaboradoras me había acusado de acoso moral. Desde entonces no sé nada más', señaló Arnaiz. Y añadió: 'No sé nada de las facturas porque yo no soy quien las pago. Eso no depende de mí. La acusación de acoso moral se debe a que una de mis colaboradoras está molesta, ya que cambió de función, después de un problema con unos volantes y porque su trabajo no me ofrecía las garantías suficientes. Esas cosas suceden todos los días. No sé a qué se debe que me acuse de acoso moral'.

Arnaiz, además de jefe de servicio del Doce de Octubre, es catedrático de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Complutense. Allí ocupa una de las plazas denominadas mixtas. 'Arnaiz cobra de la facultad, pero ejerce su labor docente en el Doce de Octubre', según explicó un portavoz de la Complutense. 'Sanidad nos advirtió de las irregularidades que había detectado en el servicio del que es responsable Arnaiz. Nos alertó de un posible delito de facturas falsas por valor de 50 millones de pesetas. También nos comunicó que había una denuncia por acoso moral. Nosotros, en la universidad, hemos recibido a otra de sus colaboradoras que asegura que Arnaiz se ha apropiado de una secuencia suya de ADN en la que estaba trabajando', agregó.

La investigación sobre las presuntas irregularidades en el servicio de inmunología del Doce de Octubre se iniciaron el pasado otoño, según un portavoz del centro. Fue entonces cuando los gestores del hospital detectaron supuestas irregularidades en la contabilidad del servicio del que Carlos Antonio Arnaiz era responsable. Éste mantiene que es inocente y tacha de 'falsas' todas las acusaciones en su contra.

Un portavoz de la Consejería de Sanidad, que se hizo cargo del caso tras el traspaso de competencias desde el Gobierno central el pasado 1 de enero, relató: 'El 26 de noviembre, el hospital Doce de Octubre abrió un expediente informativo. El 28 de ese mes, Albino Navarro [director provincial del Insalud] ordenó que se incoara el expediente desde el Insalud. Y el 3 de diciembre se le notificó al interesado. El día 5, él presentó el recurso. Entre la documentación que se le ha solicitado está la relativa a la compra de material de los últimos cinco años en su servicio y cuál ha sido su uso, y, en concreto, qué empleo ha dado a los reactivos. Además, hay sospechas de que en el servicio trabajaban personas que no pertenecían al mismo'. En los primeros días del pasado diembre le fue notificado al catedrático que había sido apartado de su puesto. Posteriormente, Sanidad intentó comunicarle que había sido suspendido de empleo y sueldo, pero le fue imposible porque no logró dar con él.

Arnaiz está de baja por una lesión en un tobillo que le obliga a usar muletas. 'Aprovecharon que fui al hospital a que me escayolaran para comunicarme que me habían suspendido' en el cargo, explica el catedrático. 'Nunca me han dicho claramente de qué me acusan. Eso sí, mientras me comunicaban su decisión cambiaron las cerraduras del laboratorio y se quedaron con todo lo que tenía allí dentro. Durante dos meses me han retenido hasta el correo', dice. Arnaiz asegura que las acusaciones que le han hecho sus colaboradores han sido bajo coacción. 'A unos becarios que trabajaban conmigo les arrancaron una declaración contra mí. A tres de estos becarios luego les han echado, y a dos más a los que les podían haber prorrogado la beca también les han puesto en la calle'.

Del expediente abierto por el Doce de Octubre fue informada la Universidad Complutense, ya que Arnaiz pertenece a su claustro de profesores, si bien realiza su trabajo en el hospital. Un portavoz de la Complutense explicó ayer que están al corriente de la situación del médico y que siguen la investigación muy de cerca y de manera coordinada con Sanidad. 'Arnaiz es catedrático de Inmunología y trabaja con nosotros desde hace 13 años. Tiene una plaza de las llamadas mixtas, por la que cobra 500.000 pesetas netas al mes. Sanidad nos ha informado de que se han detectado irregularidades contables, abuso de autoridad y presunto hurto de material fungible del hospital', admitió el portavoz universitario.

Un prestigioso y polémico investigador

Carlos Antonio Arnaiz Villena está considerado un prestigioso investigador en inmunología, pero polémico por sus trabajos sobre el lenguaje. Su libro El origen de los vascos y otros pueblos mediterráneos (1998) levantó una gran polvareda al sostener la tesis de que la lengua vasca está emparentada con el bereber. También dio lugar a controversia el titulado Minoicos cretenses y vascos. Un estudio genético y lingüístico (1999). Arnaiz admite que éstas y otras publicaciones que han dado pie a la polémica pueden haber influido en sus problemas con Sanidad. 'En primavera pasada escribí un artículo sobre el origen de los palestinos, en el que llegaba a la conclusión de que ellos y los israelíes son lo mismo, que salió publicado en medio mundo la semana del 11 de septiembre. No sé si es una casualidad, pero a partir de ahí comenzaron mis problemas. Tengo la sensación de que soy víctima de una persecución del lobby judío', asevera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2002

Más información