Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall cree que el pacto antiterrorista abre la vía para reformar la Constitución

El presidente del PSC, Pasqual Maragall, utilizó ayer el antiterrorismo para efectuar una jugada a tres bandas al servicio de los socialistas. En la apertura de la Escuela de Invierno que realiza el PSC en Tarragona, Maragall recordó que son los socialistas quienes tienen un programa de gobierno para lo que dio en llamar 'la España real', contraria a la 'España miedosa' que el antiterrorismo ha ofrecido en bandeja al presidente del Gobierno, José María Aznar, y que el pacto antiterrorista suscrito por el PP y el PSOE prevé la posibilidad de realizar una reforma del marco constitucional sobre la base de que los conceptos de paz y democracia son esenciales.

Maragall, además, criticó el quehacer del Gobierno del PP al definirlo como típicamente de derechas, 'que reacciona desde lejos, sin capacidad para identificar qué nivel es el que debe solucionar los problemas' y lo ejemplificó con la ley contra el botellón anunciada por el Ejecutivo central y luego retirada por entrar en competencia con las administraciones locales.

Maragall realizó un discurso en clave electoral en el que exhortó a los militantes a desarrollar un pensamiento fuerte con el objetivo de ganar en Cataluña, victoria que vendría secundada por otras en el resto de las comunidades y en el Gobierno de España, donde se impedirá 'una segunda etapa popular porque, además, el aznarismo sin Aznar lo va a tener muy difícil'.

'Sin aliento'

El líder de los socialistas arremetió contra el Gobierno de CiU, 'que está sin aliento. No hay semana que no se produzca un desastre para el que no hay respuesta', y añadió que son las fuerzas de izquierda las que disponen de un nacionalismo más duradero que el de CiU, 'que, además no es entendido en España. España no puede ir bien con diferentes nacionalismos, el catalán, el vasco y el español, que se pueden soportar, pero nunca entenderse'.

Maragall, tras señalar que el propio pacto antiterrorista suscrito por el PP y el PSOE incluye la posibilidad de hacer una reforma del marco constitucional, criticó la incapacidad del Gobierno para desligarse de una voluntad legislativa y controladora de todos los espacios de la Administración. Ejemplificó así: 'Toda España tenemos que entender lo que pasa en un barrio como Malasaña. Aquí tal vez ni se hace o tal vez no se llama botellón. Eso es matar moscas a cañonazos', afirmó.

Sobre la negativa del Gobierno del PP a la petición de CiU de que la Generalitat se convierta en una Administración única, también se refirió ayer el presidente del PP catalán, Alberto Fernández Díaz, durante una calçotada en Alcover. Fernández criticó que la formación nacionalista pretenda hacer del debate de Cataluña un debate partidista, 'fruto del nerviosismo electoral', y aseguró que, por el contrario, su grupo tiene entre sus prioridades llevar al Parlament 'los verdaderos intereses de Cataluña, los problemas sociales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 2002