El Gobierno japonés interviene para reflotar la Bolsa de Tokio

Agencias

El Gobierno de Japón anunció ayer que planea destinar unos 16.500 millones de euros para la compra de títulos que la banca japonesa posee de otras empresas en la Bolsa de Tokio. Con esta inyección de dinero público, el Ejecutivo pretende rescatar a los bancos y forzar un repunte del mercado bursátil, que a mediados de esta semana marcó su mínimo en 18 años. El Ejecutivo creará un organismo, la Corporación para la Compra de Acciones Bancarias, para llevar a cabo las operaciones de compra.

Las operaciones, de empezar a concretarse a partir del lunes, como anunció el Gobierno, será una de las mayores de Asia desde que en agosto de 1998 el Gobierno de Hong Kong inyectó 15.000 millones de dólares en la Bolsa para reflotarla, en uno de los momentos más turbulentos de la crisis asiática.

El ministro de Finanzas, Masajuro Shiokawa, se mostró indignado con el comportamiento de los inversores. El ministro, que está en Ottawa (Canadá) para participar en una reunión de ministros de Economía y Finanzas del G-7, declaró: 'Es indignante, escandaloso; el mercado no para de perder, es como si tuviese diarrea'. 'Japón se ha convertido en un casino para especuladores a corto plazo', añadió. Distintas fuentes calculan que los bancos han perdido más de 40.000 millones de euros en Bolsa durante los últimos cuatro días. Esos bancos, además, arrastran al menos 200.000 millones de euros en créditos morosos. Los bancos poseen una quinta parte de todas las acciones que cotizan en el mercado japonés.

Reunión del G-7

Shiokawa viajó a Ottawa para convencer a sus socios del G-7 (EE UU, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia) de que el Gobierno adoptará las medidas necesarias para frenar una mayor caída de los precios y de los títulos de empresas y de deuda pública. Se prevé que el G-7 insista en que Japón debe sanear de una vez por todas el sector financiero para que la economía se reactive. Japón nunca ha completado la reforma de la banca y en la última semana el primer ministro, Junichiro Koizumi, negó el problema, lo que provocó el desplome bursátil.

En la agenda de la cumbre del G-7 también están la crisis económica mundial, y la argentina en particular. La participación en la reunión del vicepresidente segundo del Gobierno español, Rodrigo Rato, en representación de la UE; del director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Köhler, y del presidente del Banco Mundial (BM), James Wolfensohn, aseguran que la crisis de Argentina y el plan económico elaborado por su Gobierno ocuparán parte de las discusiones en esta sesión del G-7. La lucha contra el terrorismo también se debatirá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50