Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González afirma que Arenas quiso entrar en el PSOE en los años 80

El secretario general del PP lo niega

El ex presidente del Gobierno Felipe González afirmó ayer en Cádiz que el secretario general del PP, Javier Arenas, quiso formar parte del PSOE a principios de los ochenta. El dirigente socialista hizo esta afirmación tras criticar al PP por las mociones de censura contra el PSOE en ayuntamientos andaluces donde se ha apoyado en tránsfugas del GIL u otras formaciones políticas. 'Lo han practicado toda la vida [el transfuguismo]. Todavía Arenas a principios de los ochenta quería estar en el PSOE y se pasó al PP', dijo.

González insistió en atribuir al PP tendencia al transfuguismo: 'Se acuerdan cuando daban gritos por Jesús Gil. Es el mismo paquete. (...) Lo hacen con gran aplomo, con enorme cinismo, miran para otra parte y luego montan un gran escándalo con toda la batería mediática que se han comprado. En realidad son una agrupación de intereses, con pocos valores y muchos intereses'.

Javier Arenas desmitió ayer tajantemente a González. El secretario general del PP lamentó 'que una persona que ha sido presidente del Gobierno de España tantos años haya perdido el norte y el juicio, haya sufrido un trastorno transitorio, y pueda desvariar tanto'. El número dos del PP recordó anoche que ingresó en este partido en el año 1989, y que en 1980 era presidente del Consejo Político de las Juventudes de UCD, y pertenecía al gabinete del ministro Manuel Clavero.

Arenas añadió que accedió a su primer cargo público político en 1983, como concejal del PDP en Sevilla, y que jamás ha tenido ninguna conversación con ningún dirigente del PSOE, ni en Sevilla ni a nivel nacional, con el objetivo de ingresar en ese partido.

El ex presidente González también afirmó que el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, sería el candidato 'razonable' y 'con opciones claras' para suceder a José María Aznar si en el PP 'hubiera un miligramo de democracia interna y no la dependencia jerárquica de un jefe, como ocurría en el pasado'.

Culto a la mediocridad

Sobre los dirigentes populares dijo: 'Me asusta tanto verlos pasar la lengua a los pies de Aznar. Este culto a la mediocridad que han exhibido en el último congreso no es propio de gente de gran categoría intelectual. (...) Cualquiera que sea un miligramo más brillante que el mediocre que los preside no tiene ninguna posibilidad'.

González calificó de 'disparatada' la propuesta de reducir las pensiones a las mujeres porque viven más y aseguró y vinculó la reválida y la Ley de Universidades a 'un intento de totalizar el control del poder, al igual que hacen con la justicia y con todo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2002