Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios del Ayuntamiento de Granada convocan dos días de huelga

Los empleados se quejan de la falta de diálogo con el gobierno local

Los funcionarios del Ayuntamiento de Granada han convocado una huelga de cuatro horas para el 8 de febrero y de toda la jornada el día 22 del mismo mes. Los sindicatos aseguran que desde el comienzo de este mandato el equipo de gobierno (PSOE, IU y PSA) ha mantenido una política intencionada de falta de diálogo con los trabajadores. El convenio que regula sus relaciones laborales se encuentra estancado desde el año pasado.

La reclamación de los trabajadores municipales está apoyada por el PP, cuyo grupo ha pedido a la corporación que mantenga una 'negociación constante y fluida'. El concejal de la oposición, Miguel Valle aseguró que desde el equipo de gobierno se está produciendo sistemáticamente una 'ignorancia de los órganos de representación sindical'. El PP, que durante el mandato anterior, siendo alcalde el popular Gabriel Díaz Berbel, tuvo importantes enfrentamientos con los trabajadores municipales, ha apoyado en esta ocasión las reivindicaciones de éstos, porque 'lo único que piden es dialogar'.

El presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento, Eduardo Pérez, declaró que el único modo de cancelar el paro convocado es que 'se inicie una negociación real cara a cara'. Aseguró que lo único que ha recibido desde hace meses de Recursos Humanos son algunos 'pepeles con propuestas muy genéricas' que no satisfacen sus necesidades de diálogo. Tras la convocatoria de la huelga, durante una asamblea celebrada en el patio del Consistorio el pasado 31 de enero, los trabajadores han recibido una citación para mantener varias reuniones la próxima semana con representantes del gobierno municipal. Pero Pérez se mostró escéptico sobre el resultado de estos encuentros, pues no cree que la corporación los tome muy en serio al convocarlos a las doce y a la una de la tarde, 'sin casi tiempo para negociar'.

Convenio

El acuerdo regulador de las relaciones laborales de los funcionarios municipales, que funciona como convenio de empresa, expiró el 31 de diciembre de 2001 y desde entonces ha quedado paralizado, pues no ha habido ni una sola reunión para tratar este tema. La Junta de Personal presentó una plataforma reivindicativa en noviembre pasado con el fin de comenzar la negociación, pero se ha ido demorando en el tiempo. 'Sólo han intentado marearnos', declaró Pérez.

El plan de empleo, en el que se incluye la creación de nuevos puestos de trabajo, es otra de las facetas que se encuentra en suspenso desde enero de 2001 y que los sindicatos quieren discutir. El PP también considera necesario resolver esta cuestión porque asegura que hay carencias de empleados en algunas áreas municipales.

La Concejalía de Recursos Humanos ha pasado durante este mandato por numerosas vicisitudes. La primera concejal encargada de este área, Adoración Galera, dimitió el pasado verano y la corporación no tuvo urgencia en nombrar a una nueva delegada hasta varios meses después. Pero esta responsable política, Carmen Almagro, tomó una baja laboral unos días después de su nombramiento y no se incorporó a sus funciones hasta final de año. Durante todo ese tiempo de ausencia de un concejal al frente de Recursos Humanos, el edil de Economía, José Antonio Aparicio se hizo cargo de las funciones. Pero los sindicatos aseguran que ha sido un tiempo baldío en el que el propio concejal disculpaba su falta de iniciativa al afirmar que se encontraba en situación de 'interinidad'.

Para el presidente de la Junta de Personal todas estas circunstancias adversas se deben a una política 'establecida desde arriba' desde el comienzo del mandato del tripartito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2002