Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Astrid Lindgren, autora de 'Pippi Calzaslargas'

Los niños del mundo han perdido a una de sus escritoras más queridas. La autora de Pippi Calzaslargas cerró sus ojos para siempre ayer en la tranquilidad de su hogar en la ciudad de Estocolmo. Tenía 94 años y una afección vírica que en las últimas semanas había aniquilado poco a poco sus escasas fuerzas.

Apenas trascendió la noticia de su muerte, centenares de personas, particularmente mujeres y niños, se congregaron silenciosamente frente a su domicilio en la capital sueca, para depositar flores, coronas, esquelas, que habían brotado de la imaginación y el corazón de niños y adultos que en su infancia se habían nutrido de la fantasía, el humor y la calidez de sus historias y sus personajes. 'Dad a los niños amor y más amor y todavía más amor, y así la sensatez vendrá por sí misma', dijo una vez la escritora, sintetizando en esas palabras un sentimiento que hizo realidad a lo largo de su vida. Más de cien millones de sus libros, traducidos a 80 idiomas, hicieron de Astrid Lindgren, una figura irrepetible de la literatura infantil. No solamente fue leída en esos países que publicaron sus libros, sino que su figura fue homenajeada con nombres de parques, hospitales y calles. En las bibliotecas municipales de Suecia estuvo siempre en los primeros lugares de los escritores de toda condición, cuyos libros fueron solicitados. Obtuvo todos los premios posibles menos el Nobel de Literatura; no obstante ello, el secretario permanente de la Academia Sueca, Horace Engdhal, ha declarado que su libros habían consagrado a Suecia como 'gran potencia en la literatura infantil'. Astrid Lindgren debutó como escritora en 1944 con Britt-Mari alivia su corazón, con el que había obtenido un segundo premio en un concurso de literatura infantil. En 1954 salió la primera edición de Pippi Calzaslargas, uno de sus personajes más famosos, aunque no su preferido. Junto a su quehacer literario, Astrid Lindgren fue, sin proponérselo, una voz formadora de opinión en la sociedad sueca. Tomó partido por la justicia, la defensa del medio ambiente y contra todas las formas de opresión. Por propia decisión descansará junto a la tumba de sus padres en Vimmerby, el pueblo sueco donde nació, transcurrió su infancia y le proporcionó los mejores recuerdos, que volcó en la fantasía de sus historias y de sus personajes universales.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 2002