Los inmigrantes exigen al Consell que ponga en marcha el plan de integración que anunció hace un año

El Consell tiene limitadas competencias en la atención a los inmigrantes, pero las pocas que tiene, centradas en la integración social, no las cumple, en opinión de la Mesa d'Entitats de Solidaritat amb els Immigrants. En una rueda de prensa, en la conmemoración del primer año de vigencia de la reforma de la ley de extranjería, Neus Carrasco, miembro de la mesa y responsable de acción social de CC OO recordó que un año después de su anuncio por parte del consejero de Bienestar Social, Rafael Blasco, el Plan de Integración de Inmigrantes aún no ha visto la luz. En similar situación, denunció, se encuentra el Foro de la Inmigración, una entidad destinada a servir de punto de encuentro entre los distintos colectivos de inmigrantes y la Administración. El vértice que cierra estas reivindicaciones es la atención sanitaria, otra de las responsabilidades del Gobierno valenciano. Mohssine Rezgaoui, también miembro de la mesa, destacó que existen unos 50.000 inmigrantes sin cobertura, y que sólo se han distribuido 33.000 tarjetas sanitarias.

Carrasco recordó la existencia de un organismo, el Centro de Coordinación e Información para Inmigrantes (Cecopi), dependiente de Bienestar Social, que debería recoger las quejas de las entidades y transmitirlas a las entidades públicas responsables -vivienda, educación, empleo, sanidad-. El año de vida de este organismo 'no se ha traducido en resultados concretos'.

Los miembros de la mesa criticaron los efectos 'restrictivos y policiales' de la ley y la tardanza en la tramitación de los expedientes de regularización de los inmigrantes acogidos al proceso extraordinario, por lo que han convocado para el próximo sábado a las 18.00 horas una concentración en la plaza de toros de Valencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS