Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coren, la cabaña gallega en un puño

La cooperativa factura 720 millones de euros en vacuno, avicultura, conejos, pavos y patos

Las cooperativas orensanas Coren, promovidas por Eulogio Gómez Franqueira en los años sesenta, nacieron con la producción de pollos como eje de su actividad. Hoy, lo que surgió como una sociedad solamente avícola, y en un contexto dominado por el minifundismo, se ha convertido en eje de toda la ganadería de carne en Galicia con producciones en los sectores de porcino, vacuno de carne, huevos, patos, pavos y conejos.

Hace cuatro años, el grupo orensano facturaba 480 millones de euros. Según los datos manejados por Manuel Gómez, gerente de Coren, la facturación prevista para este año ascenderá a unos 720 millones de euros, con unos beneficios de unos 50 millones, lo que le convierte en el segundo grupo español en el sector de carnes, por detrás de Campofrío. Este salto en la actividad de la empresa gallega se ha logrado por una política de consolidación y diversificación de sectores, que ha supuesto en este periodo inversiones de unos 120 millones de euros.

Coren ha invertido 120 millones de euros en los últimos cuatro años para diversificar y mejorar las estructuras

Como punto de referencia en el desarrollo de la cabaña ganadera para la producción de carne, Coren ha intensificado en los últimos tiempos una política de diversificación. De ser una empresa provincial, en la actualidad se halla implantada en las cuatro provincias gallegas, con unos 5.000 socios integrados en una treintena de cooperativas. Esa misma política de diversificación y de abarcar todo el proceso, desde la producción a la transformación e industrialización, ha supuesto que la carne de pollo suponga el 35% de la facturación de Coren; el porcino, el 25%; el pavo, el 10%; el 7%, la carne de vacuno; el 7%, los huevos, y, con cantidades inferiores, patos y conejos.

En los últimos años se ha producido la entrada del grupo en la producción y la gran apuesta por la carne de vacuno con la compra de Novafrigsa, en Lugo, para desarrollar en esa provincia la cabaña ganadera. Esa operación ha supuesto la inversión en la provincia de unos 50 millones de euros, entre la construcción de una fábrica de piensos y un matadero para atender a la oferta de vacuno. Hoy, de toda la ternera gallega comercializada en Galicia, el 48% pasa por manos de Coren.

La segunda inversión importante del grupo orensano es su apuesta por el desarrollo de la producción de pavos. La inversión en este sector desde las granjas al matadero ha pasado por una inversión cercana a los 60 millones de euros. Coren ha puesto parte de sus expectativas de crecimiento en el pavo, donde la producción supera ya las 40.000 toneladas.

Finalmente, con la mirada puesta en el medio ambiente, el grupo está desarrollando una inversión de 24 millones de euros en la construcción de una planta para el tratamiento de residuos ganaderos, a partir de los cuales se obtendrá, por un lado, energía eléctrica, y por otra parte, abonos para las explotaciones agrícolas de los socios. La planta se construye en Xinzo de Limia, en Ourense.

El modelo de gestión cooperativa Coren para explotaciones ganaderas ha sido analizado por diferentes países. A pesar de ello, no llegaron a consumarse proyectos previstos en América Latina, una posibilidad que aparentemente aleja hoy todavía más la crisis económica y financiera argentina, que amenaza con contagiar a otros países de la región. Así que, en la actualidad, el grupo negocia con el Gobierno rumano en un proyecto que contempla la gestión de varias explotaciones de porcino, en las que se establecerían más de 26.000 animales madres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002