Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA INTERNACIONAL

Banda ancha europea

La Comisión Europea, en un reciente informe sobre telecomunicaciones, llama la atención sobre el elevado crecimiento esperado del sector de servicios de telecomunicaciones y el contraste que representa con los indicadores del sector financiero.

El consumo per cápita en telecomunicaciones en la Unión Europea se situó en 762 euros en el año 2000, con un crecimiento medio del 14%, y con un aumento en España muy por encima de este porcentaje.

El servicio de acceso a Internet a través de ADSL ha tomado el relevo a la saturación del mercado de telefonía móvil y lleva camino de convertirse en la conexión de alta velocidad de referencia en Europa.

En el conjunto de la Unión Europea, la Comisión Europea considera insatisfactorios los avances en la desagregación del bucle local que permiten la introducción de competencia en el servicio de Internet de alta velocidad. Los organismos reguladores nacionales deben actuar para garantizar que no exista discriminación en la oferta de ADSL accesible a los nuevos operadores, o poca voluntad por parte de los operadores tradicionales para la plena apertura del acceso al bucle.

La CE considera insatisfactoria la desagregación del bucle local que permite una mayor competencia en el servicio de Internet a alta velocidad

La irrupción de Telefónica en la instalación de equipos de ADSL orientados al usuario final en la segunda mitad del ejercicio pasado -hasta entonces el servicio se prestaba a través de Terra y Telefónica Data- se ha saldado con un aumento espectacular en el número de abonados a esta tecnología.

Para los nuevos entrantes, especialmente en el caso de los operadores de cable, la favorable respuesta del mercado a la mencionada oferta de ADSL que ha realizado la compañía Telefónica puede dificultarles su expansión al restar atractivo comercial a su oferta de Internet de alta velocidad a través de fibra óptica y cable coaxial.

Por el contrario, y a largo plazo, la experiencia de una aproximación a Internet con banda ancha y tarifa plana en el hogar contribuirá a expandir el mercado que estará a disposición de quien pueda ofrecer el servicio. Una base suficiente de clientes de carácter residencial con banda ancha hace más probable que se desarrollen distintos servicios o aplicaciones que requieran conexiones a alta velocidad y que obliguen a preguntarse al usuario qué velocidad de transmisión de datos permite nuestra conexión a Internet.

Arturo Rojas y Leire González son, respectivamente, socio-director y analista en Analistas Financieros Internacionales

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002