Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valderas afirma que IU inicia una etapa en la que aspira a acuerdos puntuales

El coordinador de IU de Andalucía, Diego Valderas, dijo ayer que la organización comienza una nueva etapa de 'determinación' política en la que se 'sitúa en la capacidad de alcanzar acuerdos puntuales'. Valderas explicó: 'Eso se hace mojándose en lana, siempre que coincidan los programas electorales y que suponga un giro a la izquierda'. En un receso de la reunión de la ejecutiva que se celebró en el Parlamento para preparar el Consejo Andaluz de los días 26 y 27 de este mes, el coordinador dijo a los periodistas que a partir de ahora su formación se centrará en preparar las elecciones municipales, que comenzará con una primera fase de elaboración de programas.

Valderas presentó ante la ejecutiva un informe en el que reiteró, una vez más, que IU tiene una estrategia propia en la que no cabe presentarse como una fuerza complementaria, 'pero sin renunciar a intervenir en política (...) y posibilitar acuerdos que frenen a la derecha (...), sacando al proyecto de cualquier tentación de marginalidad y actuando siempre desde el valor de nuestra autonomía, independencia y soberanía'.

En el documento, el coordinador se muestra esperanzado en la recuperación de la coalición y su capacidad de volver a ser alternativa ante un Gobierno andaluz 'débil, que sólo confía en el impulso virtual de la segunda modernización para ilusionar a los andaluces y que olvida la Andalucía real'. 'Es por tanto, nuestro momento', afirma en el informe, aunque más tarde reconoce la dificultad que entraña en Andalucía sacar adelante un discurso alternativo al oficial, 'cuando éste aparece enfrentado a niveles mediáticos al PP y cuando IU ha de enfrentarse a las políticas del PP y del PSOE al mismo tiempo, huyendo de falsas pinzas y falsos entreguismo'.

En la reunión de la ejecutiva, a la que asistieron menos de la mitad de sus 50 miembros, los críticos, que encabeza Concha Caballero, se reservaron su opinión sobre el informe, que darán a conocer en el Consejo Andaluz. Este sector no ha vuelto a comentar nada de la situación interna de la coalición desde que decidió suspender el encuentro que tenían previsto para el domingo en Córdoba, después de la reacción de malestar de la dirección, que lo interpretó como una declaración de guerra.

También ha callado Valderas, que únicamente menciona en su informe que existen 'intereses mediáticos y políticos de la derecha' para que en Izquierda Unida impere la división y la 'interiorización permanente'. Y añade, entre paréntesis, un claro pildorazo al ex coordinador y diputado en el Congreso Luis Carlos Rejón por llamar públicamente 'desvergonzada' a la dirección: 'Algunas declaraciones favorecen ese objetivo y anulan las posibilidades de un debate constructivo'.

Las prioridades del nuevo año político, que Valderas cree 'decisivo, son el desarrollo del relanzamiento de Convocatoria por Andalucía pueblo a pueblo, la reforma del Estatuto de Autonomía, las movilizaciones para reclamar las transferencias de las políticas de empleo a Andalucía, y, por su puesto las municipales, en la que primarán las 20 ciudades más importantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2002