Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FARA insinúa que una 'mano negra' de Trabajo instigó el caso para destruirla

La organización convoca una concentración ante la Subdelegación

La junta directiva de la Federación de Asociaciones Romaníes de Andalucía -seis de cuyos miembros están imputados en el caso FARA- se reunió ayer en Málaga y respaldó sin fisuras un comunicado en el que se insinúa que una 'mano negra' instigó desde dentro del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales esas actuaciones para destruir a la organización. La federación convocará una concentración ante a la Subdelegación del Gobierno en protesta por las detenciones 'vejatorias' de sus miembros.

Los directivos de FARA basaron su acusación en la declaración de un funcionario del ministerio contenidas en el sumario. En ese testimonio no sólo se denunció la existencia de esa supuesta mano negra, sino que además se puso de manifiesto el 'abuso de poder' de funcionarios encargados de las ONGs a la hora de 'dar un programa o quitarlo'. La aludida declaración corresponde a Luis Payo, empleado del ministerio, quien también está imputado en la causa y que se encuentra en libertad bajo fianza.

El presidente de la federación y principal acusado en el caso, Vicente Rodríguez, se basó en ese testimonio para sostener que 'algunos funcionarios se hacen prepotentes, destruyendo a su capricho a quien le da la gana'. Por eso, instó a dos trabajadores del ministerio -Manuel Porras y Matilde Barrios- a decir quién es esa mano negra.

Rodríguez insistió en la inocencia de los imputados y en que 'todo es una trama para desbancar a la FARA y retirarle las subvenciones'. El caso investiga el presunto desvío de ayudas públicas concedidas a la federación a cuentas particulares de sus miembros. El presidente pidió la continuidad del programa contra el absentismo escolar que atendía a unos 10.000 niños gitanos y el pago de sueldos que quedaron sin abonar debido al bloqueo de las cuentas de la organización.

En las próximas semanas, la FARA convocará una asamblea para ratificar a la directiva. 'No vamos a dimitir, no tenemos de qué huir, vamos a dar la cara por la fuerza de nuestra inocencia', dijo Rodríguez. Sin embargo, apuntó que se elegirá una gestora que reorganizará la federación porque 'FARA se muere'.

También avanzó que se convocará una concentración ante la Subdelegación de Gobierno para protestar por las 'degradantes y vejatorias' detenciones que sufrieron. La manifestación aún no tiene fecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002