Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARQUITECTURA

Tres tramos en Barcelona

BARCELONA TIENE UN TRANVÍA de 75 años de antigüedad, está construyendo un segundo y ha sacado a concurso las obras de un tercero. El que sobrevive es una antigualla turística que sirve para llegar al funicular que sube hasta el Tibidabo, un punto de mira excepcional con un parque de atracciones. Los otros dos están pensados para el transporte de pasajeros que entran o salen de Barcelona. Uno, el que ya está en obras, se llama Trambaix, porque enlazará la zona sur de la ciudad (la plaza de Francesc Macià, en la Diagonal) con las poblaciones de la comarca del Baix Llobregat: Cornellà, Sant Just Desvern, Sant Joan Despí y Esplugues, entre otras. Entrará en Barcelona por la Zona Universitaria y tendrá una extensión de unos 18 kilómetros lineales. El segundo, que será denominado Trambesòs, será adjudicado en cosa de semanas y estará en la otra punta de la ciudad, en el norte, para unir la plaza de Les Glòries (también en la Diagonal) con Badalona y Sant Adrià del Besòs, unificando todo el litoral, donde se erguirán los edificios del Fòrum de las Culturas 2004. Su extensión ronda los 15 kilómetros.

Hay sectores que apoyan un cuarto tramo, que iría por la Diagonal desde la plaza de Francesc Macià, donde termina el Trambaix, hasta la de Glòries, donde acaba el Trambesòs. Entra ambas plazas apenas hay un par de kilómetros, pero el Gobierno municipal está abiertamente en contra de esta unión porque supondría una crisis total para el tráfico privado y de autobuses. En su opinión, el centro de las ciudades exige un metro soterrado y no un tranvía de superficie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2002