Pilar del Castillo considera que 'ya se ha hablado bastante' sobre el conflicto con los docentes de religión

'Ya hemos hablado bastante' de los casos de profesores de religión despedidos, dijo ayer la ministra de Educación, Pilar del Castillo, en referencia a Francisca Urbano, a la que el Obispado de Málaga no ha renovado su contrato de trabajo por su militancia política, entre otros motivos. Según Del Castillo, el Gobierno no ha variado su posición en el sentido de que son los obispos quienes 'deciden las personas adecuadas para impartir la doctrina' en los colegios públicos. El ministerio fiscal admitió el miércoles pasado en un juzgado de lo social de Málaga que el obispado no renovó el contrato a Urbano por su pertenencia a IU, coalición por la que la docente es concejal. La fiscalía advirtió de que un convenio firmado en 1979 entre España y el Estado del Vaticano ampara esas decisiones eclesiásticas.

Más información

La secretaria de Educación del PSOE, Carme Chacón, consideró 'completamente intolerable en un Estado de derecho y en el siglo XXI la decisión de la fiscalía de aceptar el despido de una profesora de religión por su militancia política en aplicación del tratado de España con la Santa Sede'. 'Sólo una interpretación torticera por la Iglesia de esos acuerdos y del convenio de 1999, avalado por el PP, permiten estos excesos, que son auténticas discriminaciones por razón de conciencia', dijo Chacón.

Por su parte, el portavoz de IU en el Parlamento andaluz, Antonio Romero, denunció la 'contradicción' de la fiscalía en su argumentación. 'Lo que no puede hacer es reconocer que hay una discriminación, que se vulneran los derechos constitucionales, y a continuación decir que hay una ley que permite esa vulneración', aseguró.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Remedios Rojo, de Monda (Málaga), donde impartía clases Francisca Urbano, ha convocado movilizaciones en apoyo de la profesora despedida y ha anunciado que el próximo día 17 cortará la carretera que une esa localidad con los municipios de Coín y Guaro. 'Los niños están destrozados porque quieren que vuelva su profesora y no entendemos lo que está pasando después de tantos años de trabajo como llevaba en el pueblo', dijo ayer la presidenta de esa asociación, María Teresa Martos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción