La regularización de su censo dejará al PSOE con 215.000 militantes y 200.000 simpatizantes

Algunas agrupaciones se han resistido a actualizar las fichas por temor a desequilibrar su poder

La dirección federal del PSOE sigue en su proceso de regularizar, con algunas resistencias, el censo de sus militantes para saber cuántos y quiénes son realmente. En la ejecutiva socialista se estima que de la tradicional cifra de 400.000 militantes sólo quedarán unos 215.000 de pleno derecho. Los demás pasarán a la categoría de 'simpatizantes', que tendrán su propio carné y quedarán inscritos en un registro específico. Ambos formarán parte del censo general de 'afiliados'. Se aspira a que en tres años el número total de militantes y simpatizantes alcance el millón de personas vinculadas al PSOE.

Más información

La secretaría de organización del PSOE, que dirige José Blanco, no aparenta preocupación por la merma que se producirá 'momentáneamente' de su censo de militantes. A últimos de enero la dirección federal confía en haber entregado alrededor de 215.000 nuevos carnés a los militantes que han actualizado su ficha y que han domiciliado su cuota en una entidad bancaria. Queda suprimido el sistema utilizado hasta ahora por miles de socialistas que la abonaban directamente en su agrupación, donde se les ponía un sello mensual en una cartilla.

De inmediato se abrirá un nuevo censo, con el rótulo de 'simpatizantes', al que pasarán todos los que no han querido formalizar su situación de militante, además de poner en marcha a últimos de este mes una campaña de afiliación de simpatizantes. Todos, simpatizantes y militantes, serán denominados 'afiliados'. El objetivo es que en tres años el PSOE tenga un millón de afiliados.

La dirección federal, después de 500 días de trabajo, afirma que 'el proceso de cambio del partido al que se comprometió José Luis Rodríguez Zapatero, va por buen camino y en muchos casos con cambios inéditos en la forma de organización socialista y con algunas resistencias', señalan fuentes de la secretaría de organización.

Las resistencias a las que aluden estos interlocutores proceden de las trabas que algunas agrupaciones socialistas han puesto a la regularización de sus censos. La identificación ficha a ficha de los militantes, su firma o su silencio, 'ha desbaratado' algunas mayorías y ha modificado el poder de algunos secretarios locales. En el mundo interno del PSOE la autonomía de la que gozan sus líderes locales y provinciales, a espaldas de las sucesivas ejecutivas federales, ha llevado durante años a que se falseen los censos. El primero en manifestarlo públicamente fue el ex secretario general Joaquín Almunia tras enfrentarse con José Borrell en unas elecciones primarias para la candidatura a la presidencia del Gobierno.

Almunia estuvo convencido de que los 200.000 militantes que votaron en esas elecciones suponían el 90% del censo real. Dirigentes regionales del PSOE reconocen que el censo oficial es irreal y admiten haber visto muchas situaciones anómalas en los escalones inferiores.

Por ejemplo, se ha dado durante un tiempo el cerrojazo de algunas agrupaciones a admitir militantes por el temor de que esas incorporaciones se alinearan con el dirigente en disputa con el secretario de la agrupación y, por tanto, pudiera quitarle el puesto en un congreso. Otra variante conocida, pero nunca denunciada en alto, es la de aquellos secretarios de agrupación que mantienen de manera ficticia en el censo a muchos militantes que ni pagan la cuota ni expresan voluntad alguna de militar.

Porque los números son muy importantes en este mundo interno de partido ya que la representación de una agrupación en los congresos provinciales, regionales y en el federal depende de los militantes que la componen.

No es lo mismo presentarse en un congreso provincial con 50 que con 200 votos, ilustran en referencia a una agrupación pequeña. En estos casos, informan dirigentes regionales, esos secretarios de agrupaciones abonan ellos mismos las cuotas de todos esos militantes desconocidos ya que no se puede participar en las votaciones si no se presenta el recibo de las cuotas.

'Tenemos fichas de personas que ya tienen 40 años en las que figura que estudian COU; es decir, era lo que estudiaban cuando ingresaron en el PSOE hace 20 años', indican los interlocutores de la dirección federal para explicar la nula actualización que ha habido durante años.

Ahora es tiempo, dicen en el PSOE, de ' transparencia, participación y la apertura en la toma de decisiones'. Detrás de estas proclamas está la campaña que comenzará el próximo mes de afiliados simpatizantes; la creación de dos nuevas organizaciones sectoriales: Nuevos Emprendedores y trabajadores Autónomos; y en torno a la Sociedad de la Información.

La regulación de los procesos internos -listas abiertas para elegir cargos, primarias, principio de paridad en la representación- completará este capítulo con su aprobación el próximo 1 de febrero en un comité federal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de enero de 2002.

Lo más visto en...

Top 50