Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos muertes por accidente de tráfico por primera vez en siete años

551 personas fallecieron en Cataluña en 2001

El número de muertos en accidentes de tráfico en las carreteras catalanas ha registrado en 2001 el primer descenso de los últimos siete años. El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) ha informado de que el año pasado se produjeron 474 accidentes mortales, en los que perdieron la vida 551 personas, cifra que representa el 11% menos que el año anterior. El SCT atribuye esta disminución a una mayor responsabilidad de los conductores, entre otros motivos.

El Servicio Catalán de Tráfico agrega que, pese la disminución del número de accidentes mortales y víctimas, aún se está 'lejos de los parámetros de accidentabilidad deseables'. 'Hace falta que continuemos trabajando para mantener esta tendencia descendente', añadió el SCT en una nota difundida ayer.

Joan Delort, director de la entidad responsable del tráfico en Cataluña atribuye el primer descenso registrado en los últimos siete años a diferentes factores, aunque destaca que la responsabilidad última 'es de los ciudadanos, que han tenido una actitud más segura y prudente en la conducción'. La mejora de tramos de carretera considerados puntos negros, la intensificación de las pruebas de alcoholemia y los controles de velocidad, así como las campañas de prevención de accidentes que se han realizado a lo largo del año, son factores que, en opinión del director del SCT, han contribuido a reducir en 2001 el índice de mortalidad en las carreteras.

La provincia de Barcelona es la que registró un mayor número de fallecidos durante el año pasado, con un total de 256 víctimas, seguida de Girona, con 113. En las carreteras de Tarragona murieron 101 personas y en las de Lleida, 81.

Un muerto en Nochevieja

El descenso de víctimas mortales por accidente de circulación también se produjo en la Nochevieja, que suele ser una de las jornadas más críticas del año. Los tres accidentes que ocurrieron en la madrugada de este fin de año en las carreteras catalanas se saldaron con un muerto y cuatro heridos graves, mientras que en la misma fecha del año anterior se registraron tres muertos por accidentes de tráfico.

En la madrugada de ayer, 400 mossos d'esquadra repartidos por la red viaria de Cataluña realizaron 1.783 pruebas de alcoholemia, de las que el 6% (113 conductores) dio positivo y sus vehículos fueron inmovilizados. La ingesta de alcohol parece haber sido la causa de los accidentes que ocurrieron durante la Nochevieja, ya que los conductores de los vehículos siniestrados dieron positivo en las pruebas de alcoholemia.

El accidente más grave de la pasada madrugada ocurrió a las 8.33 horas en la carretera C-59, en el término municipal de Caldes de Montbui (Vallès Oriental), cuando un turismo en el que iban cuatro ocupantes salió de la carretera y se precipitó desde un puente. En el siniestro murió una persona, otras dos resultaron heridas graves y una cuarta sufrió lesiones leves. Los heridos fueron trasladados al hospital Parc Taulí de Sabadell.

Otro accidente de este fin de año se produjo en la carretera BV-5224, a la altura de Manlleu (Osona), cuando un Rover 214 con matrícula de Polonia se salió de la vía. Una de las ocupantes del vehículo, de nacionalidad polaca, resultó herida de gravedad y fue trasladada al Hospital General de Vic.

El tercer accidente ocurrido en la pasada Nochevieja sucedió en Sant Martí Sarroca (Alt Penedès), en la carretera BP-2121, cuando un Peugeot 205 se salió de la carretera por causas desconocidas. Uno de sus ocupantes, Gerard C. A., de 18 años, resultó herido grave y fue trasladado al hospital de Vilafranca del Penedès.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de enero de 2002