Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Los prisioneros árabes serán llevados a Guantánamo

'No sabemos'. El secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld reconoció una vez más desconocer el paradero de Osama Bin Laden y se negó a especular sobre la suerte del líder de Al Qaeda tras la emisión de su último vídeo. Rumsfeld confirmó que los prisioneros afganos en manos de las tropas estadounidenses serán trasladados en enero a la base de Guantánamo (Cuba).

'Oigo tantos rumores contradictorios que he dejado de escucharlos', dijo ayer el secretario de Defensa quien tampoco quiso comentar las declaraciones de Bin Laden, emitidas ayer en la emisora Al Yazira. 'Este es un hombre que ha matado a miles de personas y ha mentido en muchas ocasiones', aseguró Rumsfeld.

El Pentágono también volvió a justificar el bombardeo de un convoy en la provincia de Patkia donde la semana pasada murieron 65 personas. 'Toda nuestra información apuntaba a un objetivo militar', dijo la portavoz del Pentágono, Victoria Clarke. Los supervivientes han asegurado que la comitiva estaba compuesta de líderes tribales que acudían a la toma de posesión como presidente de Afganistán de Hamid Karzai.

El Pentágono anunció además ayer el encarcelamiento en la Base Rhino, un campo de la Infantería de Marina, al sur de Kandahar, de 20 presuntos miembros de la organización de Bin Laden, capturados en Pakistán cuando huían de los bombardeos de Tora Bora. Con estos ya son 45 los prisioneros en manos de EE UU. Ocho, incluido el talibán norteamericano John Walker, están detenidos en el buque USS Peleliu, en el océano Indico. Rumsfeld confirmó que serán trasladados en enero a su base cubana de Guantánamo. 'Es el mejor sitio que hemos podido encontrar', dijo.

Corte marcial

Washington rechaza considerarlos como prisioneros de guerra y sólo se refiere a ellos como 'detenidos' con vistas a poder juzgarlos en los nuevos tribunales militares especiales para los extranjeros acusados de actividades terroristas. Si calificara a los cautivos de Afganistán como prisioneros de guerra, tendrían toda la protección de las convenciones internacionales sobre guerra y deberían ser sometidos a tribunales marciales.

Según publicó The New York Times, el Pentágono ha suspendido el despliegue de unos 500 marines en Tora Bora por razones logísticas. Mientras, el ministro de Interior afgano aseguró ayer que la dirección de Al Qaeda sigue 'intacta' tras los bombardeos.

[Fuentes francesas señalaron ayer que el terrorista que intentó hacer estallar una bomba en el vuelo París-Miami fabricó el artefacto él solo, informa France Presse ].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2001