OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

El verdadero Santa Claus

Este santo fue tan popular en la antigüedad que se le han consagrado en el mundo más de 2.000 templos. Era invocado en los peligros, en los naufragios, en los incendios y cuando la situación económica se ponía difícil, y la gente conseguía por su intercesión favores admirables.

Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños, y, prácticamente con esta fecha, se empezaban las festividades de diciembre. Como en alemán se llama San Nikolaus, lo empezaron a llamar Santa Claus, y lo pintan como un anciano vestido de rojo, con una barba muy blanca, que pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños.

Nació en Licia, Turquía, de padres muy ricos. Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Decía a sus padres: 'Sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto'.

Tenía un tío que era obispo y éste lo consagró como sacerdote. Al morir sus padres atendiendo a los enfermos de una epidemia, él quedó heredero de una inmensa fortuna. Entonces repartió sus riquezas entre los pobres y se fue de monje a un monasterio. Después quiso visitar la Tierra Santa donde vivió y murió Jesús, y al volver de allá llegó a la ciudad de Mira (Turquía) donde los obispos y sacerdotes estaban en el templo discutiendo a quién deberían elegir como nuevo obispo de la ciudad porque el anterior se había muerto. Al fin dijeron: 'Elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo'. Y en ese momento, sin saber esto, entró Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo. Dicen que el santo murió el 6 de diciembre del año 345.-

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS