Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de dos soldados indios dispara la tensión en Cachemira

El Ejército de India comunicó ayer la muerte de dos guardias fronterizos como consecuencia de un tiroteo con las fuerzas paquistaníes en la frontera situada en el interior de Cachemira. El incidente se produjo en un momento de gran tensión entre los dos países.

El portavoz de las fuerzas de seguridad indias de la frontera declaró que los dos militares murieron y otros dos resultaron heridos durante una 'patrulla de rutina' al sufrir los disparos de los paquistaníes en el sector de Samaba, 50 kilómetros al sur de Jamu, la capital de invierno de Cachemira. Afirma el vocero que los militares indios replicaron al fuego del lado paquistaní.

Por su parte Pakistán declaró ayer que dos civiles resultaron heridos por disparos de obuses indios en Cachemira durante un intercambio de disparos a lo largo de la línea de control que divide esta región del Himalaya.

Esta escaramuza marca un hito más en la confrontación entre los dos países vecinos tras el atentado que cometieron el pasado día 13 cinco hombres armados contra el Parlamento de Nueva Delhi, que arrojó un saldo de 14 muertos, incluidos los autores del ataque. India sostiene que Pakistán se encuentra detrás de esta operación de comando que atribuye a 'terroristas' de un movimiento radical islamista. El Gobierno de Islamabad desmintió cualquier tipo de implicación y condenó el ataque.

La situación empeora

A medida que transcurren los días la situación se ha agravado entre los dos países. El primer ministro indio, Atal Bahari Vajpayee, afirmó que su país está preparado para cualquier eventualidad. 'India aspira a la paz y nosotros la buscamos con todas nuestras fuerzas, pero si la crisis golpea a nuestra puerta, el país no dudará en cumplir con su deber', declaró el sábado por la noche Vajpayee durante un acto oficial. Advirtió el primer ministro: 'El mundo debe saber que, aunque recemos por la paz, estamos perfectamente preparados para el arte de la guerra'.

El sábado, Pakistán colocó a todas sus fuerzas en estado de alerta. El jefe del Estado Mayor adjunto del Ejército del Aire, el general Syed Qaiser Hussain anunció: 'Todas las bases del Ejército del Aire paquistaní han sido puestas en estado de alerta avanzada para proteger el espacio aéreo del país'. Ante los periodistas añadió el oficial: 'En las circunstancias actuales un ataque indio contra Pakistán no puede excluirse y, si India comete semejante tontería, se enfrentará a una respuesta adecuada por parte de Pakistán'.

Antes ya había acusado Islamabad al Ejército indio de haber emprendido movimientos 'de carácter muy agresivo' en la frontera. India había replicado que los desplazamientos constituían una simple 'medida de precaución' ante el 'importante despliegue' realizado por el Ejército de Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001