Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía quiebra Argentina

La devaluación y la suspensión de pagos parecen la única respuesta al caos político y social

La devaluación del peso y la suspensión temporal del pago de la deuda externa (132.000 millones de dólares) aparecen como medidas cada vez más inevitables dentro del plan económico de salvación nacional que improvisa desde el jueves el Partido Justicialista, tras el estallido social de las últimas jornadas en Argentina y la dimisión del presidente radical Fernando de la Rúa y de su ministro de Economía, Domingo Cavallo.

La devaluación del peso y la suspensión temporal del pago de la deuda externa (132.000 millones de dólares) aparecen como medidas cada vez más inevitables dentro del plan económico de salvación nacional que improvisa desde el jueves el Partido Justicialista, tras el estallido social de las últimas jornadas en Argentina y la dimisión del presidente radical Fernando de la Rúa y de su ministro de Economía, Domingo Cavallo.

La adopción de ambas medidas, sugerida por el Fondo Monetario Internacional a las autoridades argentinas a principios de este mes, antes de la revuelta popular, puede suponer un balón de oxígeno para la maltrecha economía del país, pero son insuficientes para sacarla de la crisis. Aunque se habla de ayudas sociales, el justicialismo sabe que inevitablemente habrá que adoptar nuevas medidas drásticas de ajuste presupuestario (aseguran que van a mantener el objetivo de déficit cero, pero no saben cómo van a conseguirlo) y no quieren cargar en solitario con el coste político y social que ello va a suponer.

En una entrevista con EL PAÍS / NEGOCIOS, José Antonio Ocampo, presidente ejecutivo de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), considera que la última alternativa real de Argentina 'es la renegociación a fondo de la deuda externa'. Ocampo advierte también del riesgo de que la crisis se extienda 'a todo el mundo en desarrollo', porque puede afectar a la confianza de los inversores en los países emergentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001

Más información

  • ARGENTINA