Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia rectifica a Garzón y libera a todos los encarcelados de Ekin

La resolución excarcela a los seis últimos dirigentes y acusa a Garzón de inconcreción al instruir

Los magistrados de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional Carlos Cezón y Juan José López Ortega han vuelto a revocar otro auto de prisión del juez Baltasar Garzón contra dirigentes de Ekin, aunque esta vez no han tenido más remedio que reconocer que la relación de Ekin con la kale borroka 'no está desprovista de sustento', por más que siguen sin atisbar que Ekin tenga relación de dependencia con ETA. Al igual que en pronunciamientos anteriores, el tercer magistrado del tribunal, en esta ocasión Carlos Ollero, anunció un voto en el que discrepa de sus compañeros.

La resolución de la Sección Cuarta de lo Penal deja en libertad bajo fianza a seis de los procesados por Garzón en el caso Ekin que seguían en la cárcel desde su detención hace 15 meses, al considerar que los indicios que vinculan a Ekin con la kale borroka son insuficientes para mantener las prisiones. El tribunal ordena en definitiva la liberación de Ana Lizarralde, portavoz de Jarrai, Jaime Iribarren, Juan María Mendizábal, Paul Asensio, Peio Jon Sánchez Mendaza y Olatz Eguiguren, que estaban en prisión desde el 15 de septiembre de 2000.

Sin embargo, la resolución ahonda la fractura existente entre el juez Baltasar Garzón y dos de los magistrados encargados de revisar sus decisiones, Cezón y López Ortega. En esta ocasión, los magistrados incluso acusan al instructor de que 'la inconcreción' de sus investigaciones 'no puede ser mayor', lo que 'conlleva la imposibilidad tanto de valorar la conducta como de verificar la realidad de las imputaciones realizadas' por un responsable de Ekin Xabier Arregi, al no haberle pedido 'mayores precisiones' en su declaración.

No obstante, es la declaración de Arregui la que, puesta en relación con otros documentos, lleva a ambos magistrados a declarar que 'la existencia de una relación de Ekin con la kale borroka no está desprovista de sustento, al manifestarse en el sumario una sospecha racional de que Ekin, como estructura, podría no ser completamente ajena a la promoción de actos de kale borroka, lo que revelaría utilización de formas delictivas en la estrategia operativa de la organización'.

El pasado 4 de abril, los mismos jueces Cezón y López Ortega ordenaron la excarcelación de otros siete supuestos dirigentes de Ekin, aduciendo que 'no existe documento alguno, atribuido a ETA o Ekin, que permita establecer, de forma directa, la existencia de tal vinculación entre ambas organizaciones'.

Ahora el tribunal dice que su criterio es que 'no debe descartarse la existencia de indicios razonables sobre una asunción por parte de los responsables de Ekin en el marco de lo que es la operancia propia de la organización, de promoción de actuaciones de kale borroka'.

Fianza de 5 millones

Este criterio parece haber influido en que los seis excarcelados de ahora tendrán que depositar una fianza de 5 millones de pesetas cada uno, frente a la de un millón que se impuso a los primeros.

El magistrado Carlos Ollero Butler, que ha disentido de la línea de sus dos compañeros en ocasiones anteriores, ha firmado la resolución 'por imperativo legal' pero ha anunciado un voto particular disidente. En la excarcelación de los primeros militantes de Ekin, otro magistrado, Antonio Díaz-Delgado, acusó a Cezón y López Ortega de 'cercenar' la labor de Garzón por su 'ingenuidad' al pensar que ETA iba a anunciar 'con luz y taquígrafos' su vinculación con Ekin. Con todo, la decisión que prevalece es la de Cezón y López Ortega, que insisten en la necesidad de verificar 'la subordinación, orgánica o funcional entre Ekin y ETA'.

La tesis de Garzón es que Ekin es una estructura creada por la organización terrorista para asumir y desarrollar la coordinación política global de las distintas organizaciones de la izquierda abertzale. Según los magistrados, de los autos de Garzón 'no resultan hechos de los que inferir una relación de dependencia entre Ekin y ETA, o relaciones de los recurrentes con ETA, o miembros de la banda que condicionasen o a las que se supeditase su presunta actuación en Ekin'.

La vinculación de Ekin con la kale borroka la infieren los magistrados de las declaraciones del responsable del núcleo de Ekin en Bergara (Guipúzcoa) Xabier Arregi Imaz.

Detenido el pasado mes de marzo, al ser preguntado por la vinculación de Ekin con la kale borroka, Arregi aseguró: 'Dependiendo del momento político, en los niveles superiores de Ekin se realiza la lectura de la situación y se adoptan las medidas necesarias'. Añadió que desde que él estaba en Ekin, 'al menos en dos ocasiones ha recibido instrucciones sobre la respuesta y se encargó de transmitirla a Aitor Zabarte', quien 'se busca sus recursos para materializarla en hechos concretos'. Zabarte formaba un grupo de kale borroka aunque no 'un grupo estable'.

Según los magistrados, Arregi no especifica en qué consistieron las 'respuestas' encargadas a Zabarte, ni los 'hechos concretos' en que Zabarte materializó esa respuesta, ni cuáles fueron las situaciones políticas que determinaron la adopción de medidas por parte de los niveles superiores de Ekin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001