Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Un clásico de lo vasco

El libro de Javier Corcuera Orígenes, ideología y organización del nacionalismo vasco se acaba de reeditar bajo el título de La patria de los vascos.Un documento fundamental para quienes en los años ochenta investigaron este tema, su historia y evolución.

La importancia política y social de la cuestión vasca en los tres últimos decenios ha contribuido a la eclosión de estudios historiográficos sobre temas vascos, en especial el nacionalismo, de valor desigual. Recientemente, la grave situación de Euskadi ha dado lugar a que rebrote una historiografía ad probandum, tanto nacionalista como antinacionalista, que recuerda épocas pretéritas, felizmente superadas, como el franquismo y el exilio, cuando la historia era un arma política más y no existía una historiografía vasca científica sobre la edad contemporánea. Ésta surgió con el final de la dictadura y el inicio de la transición, dándose un salto cualitativo entre 1974 y 1979 por la publicación de una serie de obras fundamentales sobre la historia del País Vasco desde la crisis del Antiguo Régimen hasta la Restauración. Varias de ellas se dedicaron a analizar los orígenes y primeros pasos del movimiento nacionalista a finales del siglo XIX de la mano de Sabino Arana (1865-1903), el fundador del PNV en Bilbao en 1895.

LA PATRIA DE LOS VASCOS

Javier Corcuera Taurus Madrid, 2001 640 páginas. 3.200 pesetas

La culminación de esta primera fase de la nueva historiografía vasca fue el libro de Javier Corcuera, Orígenes, ideología y organización del nacionalismo vasco (Siglo XXI, Madrid, 1979), que acaba de ser reeditado con el título La patria de los vascos. Su aparición coincidió con la entrada en vigor del Estatuto de Gernika. Para dicha historiografía, los años ochenta representaron una nueva fase, caracterizada por su crecimiento y su institucionalización en las universidades. Los historiadores que empezamos entonces a investigar sobre el nacionalismo vasco, aun centrándonos en periodos posteriores, tuvimos en el libro de Corcuera la obra de referencia obligada no sólo para conocer su nacimiento, sino también para disponer de claves necesarias para entender su evolución en el siglo XX.

Al cabo de más de dos décadas, la historiografía ha avanzado considerablemente en el conocimiento riguroso de las distintas etapas por las que ha atravesado dicho movimiento desde su génesis en el siglo XIX hasta la transición. De ahí que ya no sea suficiente con los trabajos pioneros de los años setenta, con la única excepción de la etapa fundacional de Sabino Arana, para la cual continúa siendo imprescindible el documentado libro de Corcuera, pues no ha sido superado por ningún otro.

Se trata de un completo estudio sobre el primer nacionalismo vasco, situado en el marco de las profundas transformaciones económicas, sociales y políticas que provocó la revolución industrial de Vizcaya en el último cuarto del siglo XIX. Con respecto a este contexto y a los antecedentes históricos (fuerismo, carlismo, literatura romántica...), sí ha habido progresos relevantes en la historiografía posterior. Esto ha obligado al autor en la nueva versión de su obra a actualizar en parte la bibliografía, a ofrecer una visión menos economicista y a cambiar la terminología para denominar las fracciones de la burguesía vizcaína. En cambio, sigue siendo plenamente válido el núcleo central de su investigación sobre la ideología y la acción política de Sabino Arana a través de tres etapas: 1893-1898 (radicalismo antiespañol), 1898-1902 (evolución industrialista) y 1902-1903 (evolución españolista). Asimismo, resulta fundamental su análisis del grupo fuerista de Ramón de la Sota, que ingresa en el PNV en 1898, para comprender el giro hacia la moderación y el pragmatismo en la actuación de Arana a partir de ese año y para desentrañar su polémica evolución españolista del último año de su vida. Sobre ella, la interpretación de Corcuera continúa siendo la más fundada y convincente.

Aunque el profesor Corcuera ha realizado otras aportaciones de interés, en particular su obra Política y derecho. La construcción de la autonomía vasca (1991), para la historiografía siempre quedará su libro sobre los orígenes del nacionalismo vasco como una obra capital, a mi juicio la mejor existente acerca de la historia de ese movimiento en general. Teniendo en cuenta que el aranismo subsiste aún, para entender el nacionalismo vasco de nuestros días es preciso conocer bien a su padre fundador, y para ello nada mejor que la lectura de este libro ya clásico de Javier Corcuera, cuya valía extraordinaria corrobora tanto esta reedición renovada como su próxima traducción al inglés por la Universidad de Nevada Reno (Estados Unidos). Como escribió Manuel Tuñón de Lara en su prólogo de 1979, 'tal vez Javier Corcuera haya acertado a desvelar con su análisis de historiador y politista los orígenes de uno de los mayores dramas colectivos de nuestro tiempo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001

Más información

  • Javier Corcuera