Dos policías de Córdoba denuncian los actos violentos en el Ayuntamiento

Dos agentes de la Policía Local de Córdoba, uno de ellos escolta de la alcaldesa Rosa Aguilar (IU), han denunciado los actos violentos de los que fueron objeto el jueves cuando el alcalde de la entidad local autónoma de Encinarejo, Miguel Martínez Múrez (PA), irrumpió en el Ayuntamiento cordobés con un centenar de personas para protestar por la paralización de unas obras de construcción en esa entidad local, que pertenece administrativamente al municipio de Córdoba.

Martínez Múrez encabezó el asalto al Consistorio cordobés y personas que le acompañaban agredieron al escolta de la primera edil y al del subdelegado del Gobierno, José Antonio Mancheño, que minutos antes de la revuelta había participado junto a la alcaldesa en la firma del convenio del Plan de Excelencia Turística.

Los manifestantes se dirigían hacia los despachos que ocupan los concejales socialistas para protestar ante el primer teniente de alcalde y presidente de la Gerencia de Urbanismo, José Mellado, por la paralización de tres promociones inmobiliarias que se construyen en esa población. Urbanismo decretó que no se continuara con la actividad por no contar con la preceptiva licencia de obras mayores que, según el Ayuntamiento, debe otorgar la Gerencia de Urbanismo y no la institución local de Encinarejo.

Durante la refriega, los concentrados en la primera planta del Ayuntamiento de Córdoba insultaron a concejales del grupo de IU que, siguiendo a la alcaldesa, impidieron que estos avanzaran para llegar a los despachos del PSOE.

El teniente de alcalde de Presidencia, Andrés Ocaña (IU), calificó ayer de 'vergonzosos' estos hechos, mientras que Mellado indicó que los manifestantes fueron coaccionados para viajar hasta Córdoba -Encinarejo está situada a unos 10 kilómetros de la capital- bajo la amenaza de perder sus puestos de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.