Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía facilita a un dominical británico fotos de pederastas

El juicio y condena a cadena perpetua de Roy Whiting por agresión sexual y asesinato de la niña Sarah Payne ha reactivado en el Reino Unido el debate sobre el control y reinserción social de convictos pederastas. La Policía Metropolitana de Londres (MET) y otras fuerzas regionales dieron esta semana un paso sin precedentes al facilitar fotografías de siete pederastas en paradero desconocido para su publicación en la prensa dominical. Altos responsables de la MET pidieron incluso la detención sin juicio de conocidos abusadores de menores.

Para el tabloide News of the World', que ayer reprodujo en portada retratos e identidades de cuatro convictos pederastas, la ayuda de la policía representa una victoria parcial de su polémica campaña, popularmente conocida como 'identificar y avergonzar', que inició en julio del 2000 tras la desaparición de la pequeña Sarah. La colaboración de las fuerzas del orden llevó al viceprimer ministro, John Prescott, a aceptar ayer la cobertura del tabloide como un servicio para la comunidad.

100.000 convictos

Pero el Gobierno de Tony Blair se resiste a claudicar en la cuestión más controvertida de la campaña del dominical, el acceso de padres y cuidadores al registro de ex criminales sexuales. Expertos en la materia alertan que la medida será contraproducente en tanto que pederastas excarcelados tendrán escasos incentivos para colaborar con las autoridades. 'Francamente', reiteró ayer Prescott, 'les forzará a la clandestinidad y su supervisión será mucho más difícil'. Hay 17.000 personas inscritas en el registro de pederastas desde su apertura en 1997, pero la cifra real podría rondar en torno a 100.000 convictos de abusos sexuales.

Un porcentaje mínimo de menores sufre abusos sexuales y muere en manos de desconocidos, pero el impacto social del caso Sarah Payne está forzando cambios legislativos. El ministro del Interior, David Blunkett, prometió ayer enducerer las condenas y aceptar la inclusión de portavoces locales en los comités de expertos que controlan las listas de pederastas y debaten líneas de actuación. Son pasos controvertidos que, sin embargo, no satisfacen la campaña del tabloide de Rupert Murdoch.

John Stevens, jefe de la MET, defiende la extensión a pederastas de medidas aplicables a enfermos mentales, como someterse a tratamiento en situaciones de presunto riesgo para la población. Por lo general, los perversos sexuales no se consideran enfermos. En la práctica, su detención indefinida antes de delinquir equivaldría al encarcelamiento sin juicio previo.

Otras medidas a debate incluyen la redifinición de pederasta, que en la actualidad se limita a quienes muestran un interés sexual en niños durante un mínimo de seis meses. O la utilización de chips para controlar los movimientos de los abusadores sexuales una vez cumplida la condena en prisión. 'Espero que trabajando juntos podamos producir un sistema mejor del actual para proteger a los niños', señaló Prescott.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001