Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El PP de Alcobendas

Han transcurrido más de seis meses desde la celebración de las elecciones a la presidencia del Partido Popular de Alcobendas, y la mayoría de los afiliados que apoyaron e integraron mi candidatura, algunos con representación en órganos municipales, me han manifestado que se sienten totalmente apartados del partido. Yo misma, y otros compañeros que somos concejales e integramos la candidatura alternativa al actual presidente, hemos sido apartados de responsabilidades en el funcionamiento normal del grupo municipal.

Esta decisión fue tomada inmediatamente después de las elecciones por el actual presidente y su comité ejecutivo local, con el conocimiento de la dirección regional del partido. Creo que es mal futuro para el PP de Alcobendas que, por haber ganado unas elecciones internas, un grupo se imponga sobre otro de manera prepotente. Sobre todo teniendo en cuenta que estos afiliados -cuyo único aval es nuestro trabajo para el partido, frente a los que tienen padrinos en las alturas y amigos en la calle de Génova- representamos al 43% del PP de Alcobendas.

Peor es aún si se consideran los motivos por los que la candidatura del actual presidente ganó las elecciones internas: presuntas irregularidades que fueron denunciadas por mí en un recurso ante el Comité de Derechos y Garantías de nuestro partido al día siguiente de la celebración de las elecciones (26 de mayo) y que aún no ha sido respondido en ningún sentido.

Las ventajas con las que la otra candidatura contó en materia de afiliaciones, de avales y la propia infraestructura del partido y del grupo de concejales puesta a su servicio, deja bien a las claras que no todos contamos con las mismas oportunidades, por lo que hablar de una verdadera democracia en las elecciones internas es una quimera.

Cansada ya de plantear nuestras quejas ante los órganos de nuestro partido y obtener la callada por respuesta, denuncio la situación, porque todos los afiliados somos responsables del funcionamiento democrático de los partidos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001