Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Saco, pijama y tienda de campaña

Soy una persona que usa diariamente el transporte público, y además cojo tres tipos de transporte diferentes, como son Renfe, metro y autobús, y realizo ocho viajes diarios, algo irremediable, ya que carezco de coche y mi puesto de trabajo está en el centro de Madrid. Pues bien, el pasado día 13 de diciembre, al coger un ejemplar del periódico 20 Minutos de Madrid, me quedé helada (y no por el frío) al leer la portada, la cual decía que este año, como el anterior, iba a subir el precio del transporte nada más y nada menos que un 7,7%.

Normalmente suelo coger el autobús de la línea 7, que hace el recorrido Alonso Martínez-Manoteras, en la parada que éste tiene en la calle de Joaquín Costa; ese mismo día, tanto otros usuarios como yo tuvimos que echarnos una carrera para cogerlo, y cuál fue nuestra sorpresa que, una vez dentro, el conductor nos echó una buena bronca alegando que no podía esperar 'a todo el mundo que viniera corriendo' y que teníamos que 'levantarnos antes' para coger al autobús, al igual que él, que para empezar su turno a las seis de la mañana se levanta 'todos los días a las cuatro'.

Supongo que por mucho que todos los españoles estemos indignados por la subida de todos los precios, por el dichoso redondeo del euro, además del IPC de rigor, no nos queda otro remedio que aguantarnos. Pero lo que sí que es indignante es que, a pesar de la subida y el mal funcionamiento de los medios de transporte, un señor que conduce un autobús de la EMT se crea con todo el derecho del mundo a decirnos lo expuesto anteriormente, cuando esta línea es una de las peores que existen, ya que tarda una media de 20 minutos entre autobús y autobús, y eso en una hora punta como son las nueve de la mañana.

Así que, si quieren coger el autobús para llegar al trabajo, saco, pijama y tienda de campaña en la parada del autobús.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001