Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Segunda División

Un Atlético sonámbulo

Los rojiblancos, en su peor partido del año, pierden con claridad ante el Extremadura

El Atlético ha decidido tomarse un respiro, tomarse el tránsito por Segunda División con más calma y, de paso, mandar de vacaciones anticipadas de navidad a la pelota. No la quiere ver para nada y ayer, en Almendralejo, se la entregó al Extremadura desde el primer minuto. Ni Movilla, ni Nagore. Ni Dani, ni Diego Alonso. Sin controlar el balón y moviéndose por el campo en un duermevela somnoliento permanente, el partido quedó en manos del grupo extremeño. Y como el Extremadura no es precisamente un conjunto de finos estilistas amantes de la filigrana y el cartabón, el choque se transformó en un vaivén aéreo con premio para el conjunto más despierto. O sea, el equipo extremeño.

Antes de cumplirse los primeros cinco minutos de partido el Extremadura dispuso de su primera ocasión. Un fallo en la salida de Burgos y el balón escapándose por poquito de la red defendida por el meta argentino. Poco después el camerunés Kalla mandaba una semivolea por encima del larguero. Y el Atlético, a verlas venir.

EXTREMADURA 2| ATLÉTICO 0

Extremadura: Felip, Cortés, Félix, Kalla, Poli, Pedro José, Lolo, Vitor Pereira (m. 90, Koldo Arce), Moreno (m. 70, Jorge Pérez), Jesús y Manuel (m. 80, Renaldo). Atlético: Burgos, Armando (m. 60, Roberto), Santi, García Calvo, Antonio López, Stankovic (m. 51, Luque), Movilla, Nagore, Aguilera, Dani (m. 51, Fernando Torres) y Diego Alonso. Goles: 1-0. M. 45. Un centro de Cortés desde la derecha rebota en la pierna del central del Atlético Santi, que marca en propia meta. 2-0. M. 63 Moreno, de falta directa desde la izquierda. El balón entró ajustado al palo contrario al que estaba cubriendo Burgos. Árbitro: Fernández Borbalán. Amonestó a Jesús, Poli y Vitor Pereira, por el Extremadura, y a Santi, Armando y García Calvo, por el Atlético. Unos 8.000 espectadores en el Francisco de la Hera.

Hasta que llegó el gol en el periodo añadido del primer tiempo. Un gol bastante tonto. Cortés llegó a trompicones hasta la línea de fondo y lanzó un centro al área bombeado. Jesús trató de rematar de cabeza. No llegó. Quien si llegó fue Santi, que dejó muerta la rodilla para que la pelota rebotase sobre su pierna y entrase en la portería.

Después, más barullo. Barullo y cambios inútiles en el Atlético. Ni Fernando Torres aportó más que Dani, ni Luque ofreció nada distinto que Stankovic. Quizá sólo una titular, Aguilera, que consiguió entrar por su banda en un par de ocasiones y metió un gol que nunca fue tal porque lo anuló el árbitro por fuera de juego, jugó a un nivel levemente parecido al que se espera de los futbolistas del líder de la categoría.

El Extremadura, aparte de aplicarse en la presión, disciplinada y continua, tampoco es que jugase iluminado por ningún genio maravilloso del fútbol. Más bien al contrario, tosco y entusiasta, contribuyó casi tanto como el Atlético a que el partido fuera una negación a las convenciones del buen fútbol. Ni rapidez, ni claridad, ni juego por las bandas, ni control en el centro del campo. Ni detalles individuales. Sólo sudor y entrega.

Algo es algo, un poquito más que el Atlético, por lo menos. Lo suficiente para celebrar la llegada de su nuevo presidente a la tribuna, el ex rojiblanco Juanito, que debutaba en esa burocrática función en el partido de ayer, con una victoria. Una victoria merecida pero tan borrosa como la imagen del balón desplazándose por los aires sin descanso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001