Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GENTE | Liga de Campeones | FÚTBOL

El Deportivo, en la encrucijada

El equipo de Irureta pretende dejar atrás su bache frente al Leverkusen, el líder de la Bundesliga

Repleto de dudas tras la pérdida del liderato en la Liga española, el Deportivo ya nota la amarga caricia de los vientos que presagian la crisis. El grupo de Javier Irureta necesita un golpe de efecto como los que ha prodigado en Europa en las últimas semanas y hoy (20.45, Canal +) tiene la ocasión perfecta. Pero su visita al Bayer Leverkusen está sembrada de peligros: el Depor se mide al mismísimo líder de la Bundesliga y, sobre todo, al orgullo alemán, herido tras la estrepitosa derrota de la pasada semana ante el Juventus (4-0), que obliga al Bayer a buscar la victoria sin reparar en los medios.

Libre del acoso mediático que padecen el Madrid y el Barcelona, el Depor aún es capaz de digerir las malas rachas con cierta naturalidad. Especialmente, tras la bula que concedían al equipo de Irureta su solvente comienzo en la Liga española y su luminosa actuación en Europa, coronada con el histórico triunfo en el campo del Manchester. Pero el tiempo de vivir de las rentas se le está acabando. Cuatro derrotas consecutivas, máxime frente a equipos del fondo de la tabla, en sus últimos desplazamientos en el campeonato nacional sitúan al conjunto de Irureta al borde del despeñadero. Aunque, de momento, se evita el ominoso término, una derrota en Alemania conduciría a un diagnóstico inevitable: crisis.

El debate ya está en ciernes. Se discute la conveniencia de las incesantes rotaciones que ha implantado Irureta al cobijo de su extensa plantilla. En el Depor es casi imposible ver la misma alineación en dos partidos consecutivos. Mientras el equipo vivía en la abundancia, nadie cuestionaba esa política. Pero el viento ha cambiado de dirección y ahora todo el mundo, empezando por los propios jugadores, se pregunta si el trasiego entre la titularidad y el banquillo no será excesivo. Pero Irureta no parece dispuesto a apearse de sus creencias. 'Yo tengo claro que hay que dosificar las fuerzas', repetía ayer. Como prueba, el técnico se dejó en A Coruña a César y Sergio, titulares el sábado en Montjuïc. Aunque también es cierto que esta vez el entrenador parece dispuesto a moderar sus ímpetus revolucionarios.

Para el Depor el choque tiene un valor más anímico que estadístico -'demostrar la capacidad de superación', como decía ayer Mauro Silva-, ya que su victoria ante el Arsenal en Riazor le concede cierto margen. Más urgencias acucian al Bayer, que, tras su fiasco en Italia, necesita una victoria para no quedarse descolgado. Y ya no hay opción, como admite su técnico, Klaus Toppmoeller: 'Tenemos que ganar... sí o sí'.

Bayer Leverkusen: Butt; Schneider, Nowotny, Lucio, Placente; Ballack, Ramelow, Basturk, Ze Roberto; Kirsten y Neuville.

Deportivo: Molina; Héctor, Donato, Naybet, Romero; Emerson, Mauro Silva; Víctor, Valerón, Amavisca; y Makaay.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2001