Reportaje:

Operación fama

Un concurso que muestra el duro camino de los aspirantes a estrellas del espectáculo triunfa en TVE

'¿Dónde estuviste ayer, Natalia? ¿Te fuiste de juerga?'. En plena clase de técnicas de voz, la profesora se interesa por la mala cara de la benjamina de la clase. Pero Natalia no estuvo de juerga. Ni cometió exceso alguno. No pudo hacerlo porque sus movimientos están permanentemente vigilados. Natalia es una de las alumnas de la academia de Operación Triunfo, el bombazo televisivo producido por Gestmusic Endemol para Televisión Española, que va ganando en audiencia programa a programa -más de seis millones de espectadores en la gala del pasado lunes-, hasta desbancar del liderazgo al tándem formado por Periodistas y Crónicas marcianas (Tele 5).

Natalia confiesa que hoy se encuentra 'muy malita', pero no deja de trabajar. Cada lunes, como todos sus compañeros, debe demostrar cuánto ha evolucionado en la última semana. Y no puede permitirse el lujo de enfermar y apearse de esta carrera contrarreloj hacia la fama.

Más información
'Operación Triunfo' desbanca del liderazgo a 'Crónicas marcianas'
'Operación Triunfo', líder del lunes
Generación ombligo
TVE renunció a los derechos musicales de 'Operación Triunfo'

Operación Triunfo pretende descubrir nuevos valores del mundo del espectáculo y apadrinará la carrera discográfica de los tres finalistas. El ganador absoluto, además, representará a España en el Festival de Eurovisión del año próximo. Los participantes (empezaron 16, ahora quedan 13) viven en régimen de internado en una academia-residencia recreada en los estudios de Gestmusic Endemol en Sant Just Desvern, Barcelona. El acceso a las dependencias del centro sólo está autorizado a concursantes y docentes -compositores, coreógrafos, estilistas y diseñadores, entre otros, dirigidos por la cantante y actriz Nina, ex azafata de Un, dos, tres y eurovisiva en 1989-, pero decenas de monitores de televisión repartidos por varias salas de realización dan cuenta de cada uno de sus movimientos, recogidos por 34 cámaras.

Cada noche, La 2 muestra en un resumen de media hora cómo han pasado el día. Y los lunes se emite la gran gala, presentada por Carlos Lozano, al que acompañan Hugo de Campos y Jennifer Rope. Los concursantes menos aplicados son eliminados por votación del público, los profesores y un jurado de expertos. Los espectadores, además, eligen a su participante favorito, que no puede ser expulsado. Hasta ahora, el público se ha decantado por Rosa, la joven granadina que ha conquistado a la audiencia por sus eternos problemas con la báscula.

Aunque los aspirantes a artistas son rivales, y eso, a decir de Nina, 'se nota, aunque ellos lo nieguen', el hecho de compartir una experiencia límite les une mucho. En la academia es normal oír palabras de ánimo y gestos de afecto entre concursantes. Cuando termina la clase de técnicas de voz, Rosa abraza a Natalia. Álex abraza a Chenoa, y Gisela, a David Bisbal. Después, éste rodeará con su brazo los hombros a su tocayo, David Bustamante. Y Manu Tenorio le dice a Rosa: 'Si quieres, te diré todo el día que te quiero, te amo y te adoro'. La otra cara de la moneda se percibe cuando David Bustamante encaja mal una broma de Álex y decide irse a dormir la siesta para calmar tensiones.

Manu ha tenido hoy un dulce despertar: a las 8.30, hora en que se encienden las luces, los altavoces le han regalado una canción de Los Chichos. El trío le encanta, y ha estado tarareando la melodía un buen rato. Pero no pierde un minuto camino de la sesión de gimnasia matutina. Después llega el turno para el aseo personal y el desayuno, dos clases de técnicas de voz y otra de expresión corporal. La comida, a las 14.00, y hasta las cuatro pueden dormir, leer la prensa o ensayar por su cuenta. Por la tarde siguen las clases y se ensayan los números de las galas.

Las actividades se intercalan con pequeños descansos. Aunque a algunos las propias clases les sirven de sedante: hoy, Nina les ha enseñado una serie de ejercicios de relajación tan eficaces que Álex se ha quedado profundamente dormido. En la sala de realización no tardan en darse cuenta: 'Álex está roncando, ¿lo queréis?', pregunta el técnico de sonido. El realizador se entusiasma con la escena y lo enfoca largamente, hasta que Nina despierta al chico con un suavísimo puntapié.

Con el almuerzo llega la distensión y queda en suspenso la recomendación de silencio que planea sobre la dura disciplina docente. Una empresa de servicio de comidas prepara los menús bajo la supervisión de una dietista. Hay donde escoger, todos menos Rosa: está a régimen, ya ha perdido más de 12 kilos desde que se presentó al casting del concurso, al que acudieron cerca de 4.000 aspirantes: consomé, lentejas y ensalada de queso y tomate forman su minuta de hoy. Tiene poco apetito y las lentejas se quedan a medias. Chenoa la regaña, pero ella, aunque tras una de las sesiones de trabajo matutinas se ha notado 'con la tensión baja', se hace la remolona.

La habitación es uno de los rincones de la casa vetado a los ojos del público. Hay cámaras, pero son de seguridad: sólo se enfoca el salón común, presidido por un amplio sofá, pero nunca las camas. En los lavabos y duchas, la privacidad es absoluta. El director del proyecto, Tinet Rovira, no se cansa de repetir que la principal preocupación de los 200 profesionales implicados en Operación Triunfo es garantizar la calidad. Y ello supone un profundo respeto hacia los participantes, que desde el pasado 22 de octubre disponen de tres meses para recorrer el empinado camino que lleva a la fama.

Los concursantes de Operación triunfo preparan un baile en la sala de ensayo.
Los concursantes de Operación triunfo preparan un baile en la sala de ensayo.TEJEDERAS

Maestros de lujo

Javián, el concursante de Operación Triunfo expulsado la pasada semana, destaca entre la 'inmensidad de cosas buenas' del programa las sorpresas ofrecidas a los concursantes. 'Aunque la pena es que son tantas que no tienes mucho tiempo para disfrutarlas', continúa. Una de las que a él más ilusión le hizo fue la visita la semana pasada de la cantante Rosana. El programa está logrando reunir a invitados musicales de lujo, y la presencia de Sting, que cantará y tocará la guitarra en directo esta noche, es buena prueba de ello. Además, los alumnos de la academia recibieron días atrás al grupo West Life. Pero la impresión más grande se la llevaron sin duda Nuria y Juan, que el pasado miércoles volaron hasta Liverpool para visitar a Paul McCartney. El ex Beatle les dedicó cerca de media hora y según Helen, la profesora que los acompañó en su viaje, los concursantes 'estuvieron un buen rato sin poder articular palabra'. La presencia de intérpretes consagrados es sin duda un gancho para la audiencia. Pero los espectadores han hecho su particular apuesta por los concursantes, por unas voces hasta ahora desconocidas. Así se demuestra en el éxito de venta de los discos que contienen las canciones interpretadas en las galas, agotados casi de inmediato, el último en sólo dos horas. Según explica Tinet Rovira, estos primeros trabajos forman parte de la preparación de los participantes, una lección de cómo se elabora un disco. Pero además funcionan como ensayo con vistas a la grabación de un doble CD de temas navideños en el que intervendrán los 16 concursantes. Javián grabó la pasada semana en la academia su participación; también lo hicieron Geno y Mireia, las otras eliminadas. Para los tres fue duro estar cerca de sus compañeros y no poder verlos ni hablar con ellos, pero las normas del concurso lo impiden.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS