Mercè Rivas retrata la agonía de las afganas a través de 'Los sueños de Nassima'

El libro relata cómo vivía una niña bajo el régimen de los talibanes

La primera en leer las peripecias de Nassima, una niña afgana de ficción, fue Elena, una niña catalana de verdad. Cuando finalizó sacó una conclusión -que era una privilegiada- y un interrogante. ¿Cómo podía vivir una niña de su edad (10 años) en aquellas circunstancias? Así que Elena fue la primera criba crítica que pasó su madre, Mercè Rivas (Barcelona, 1954), antes de sacar a la luz Los sueños de Nassima, un libro donde se relata la opresión que vivían las afganas bajo el régimen talibán vista desde la perspectiva de una pequeña.

La publicación, presentada en Sevilla el viernes en un acto de apoyo a las mujeres afganas con la presencia de la eurodiputada Emma Bonino, ha sido editada en castellano, catalán y gallego.

Rivas eligió una mirada infantil porque le resultaba más 'limpia' y 'nítida' que la perspectiva de la mujer adulta con la que había arrancado inicialmente el proyecto. El libro se está convirtiendo, desde el pasado 11-S, en una especie de herramienta pedagógica en numerosos centros educativos, pero también es una obra para mayores donde el horror de la represión se oculta bajo la ensoñación de Nassima, una afgana que decide vivir una apasionante aventura junto a su amigo Mohamed antes de huir de su país escondida en una alfombra.

Al igual que los protagonistas de la película La vida es bella, Nassima huye de la realidad con la imaginación. 'Todos tendemos a soñar cuando estamos en un entorno hostil y Nassima sueña con su vida anterior cuando lanzaba cometas, iba al cine o leía', indica Rivas. Tres cosas inocentes que los talibán habían prohibido expresamente a los afganos.

Mercè Rivas, actual directora de comunicación del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España, escribió su libro en 1999, en plena 'indignación' por el silencio que rodeaba el Gobierno del terror impuesto en Afganistán, sólo roto tras la destrucción de las estatuas de Bamiyán. La nueva situación, tras la huida de los talibán de Kabul, abre 'una puerta a la esperanza', pero Rivas sostiene que la Alianza del Norte no es fiable: 'Son primos hermanos de los talibán'.

La escritora cree que es una oportunidad única para que las mujeres recuperen sus derechos, al igual que en otros momentos de su historia participaron activamente en la sociedad y la política. 'Si ahora acatamos lo de quitar el burka y poner el velo, estaremos en la misma situación a los pocos días', esgrime. La presión internacional, en su opinión, será crucial para lograr que las mujeres estén representadas en el futuro Gobierno. 'Es ahora o nunca', dice.

A pesar de que el régimen talibán se ha desmoronado casi por completo, Rivas señala que la situación humanitaria sigue siendo extremadamente grave. Antes del 11-S los organismos internacionales calculaban que en el país malvivían ocho millones de personas consideradas 'vulnerables', es decir, dependientes de la ayuda humanitaria internacional. Desde entonces no han recibido apoyo, aunque en los últimos días comienza a entrar personal del ACNUR y de ONG, expone.

Rivas, que visitó Afganistán durante la invasión soviética, sostiene que la primera tarea reside en la 'reconstrucción de las personas'. La periodista se indigna cuando algunas voces plantean la reconstrucción de las estatuas de Buda: 'Que las niñas son analfabetas y a las mujeres se las metía en cárceles vivientes, que han llegado a cortar los dedos de niñas que se habían pintado las uñas, cuando se termine con las personas me parecerá bien que reconstruyan los Budas'.

A su juicio, los errores de las potencias internacionales, como Estados Unidos, nacen del 'desconocimiento hacia los demás' y de 'la incomprensión'. Los estadounidenses, dice, se equivocaron primero prestando apoyo a Sadam Hussein y después a los talibán, aunque se apresure a dejar claro que 'nada justifica lo hecho el 11-S'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de noviembre de 2001.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50