Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París y Berlín tratan de tomar otra vez el mando de los Quince

La cumbre franco-alemana, celebrada ayer en Nantes, se pronunció a favor de una 'Constitución europea', a pocas semanas del Consejo Europeo de Laeken, que debe promover la reforma de las instituciones con vistas a la ampliación de la Unión Europea. La declaración aprobada recalca la voluntad de las dos partes para ser 'un motor de la integración europea' y 'reforzar la dinámica del proyecto europeo', en un claro mensaje a favor de recuperar el liderazgo de la pareja franco-alemana en el seno de la UE.

La declaración conjunta se refiere, entre otros, a los siguientes puntos:

Seguridad. El presidente y el primer ministro franceses, Jacques Chirac y Lionel Jospin, respectivamente, reafirman con el canciller alemán, Gerhard Schröder, el objetivo de llegar a un acuerdo sobre la 'orden judicial europea' durante la próxima reunión de los ministros de Justicia e Interior. Pero contemplan 'a más largo plazo' la creación de una policía europea, el refuerzo de Europol y la constitución de una fiscalía europea.

Política exterior. Para dar 'mayor coherencia y visibilidad' a la política exterior de la Unión Europea, Francia y Alemania proponen 'desarrollar la sinergia entre la acción del alto representante para la Política Exterior y de Seguridad (Javier Solana) y la del comisario encargado de las relaciones exteriores'.

Fiscalidad y finanzas. Además de expresar su confianza en el euro como protección frente a la inestabilidad de la economía mundial, París y Berlín 'estiman importante hacer progresos' hacia 'la armonización de la fiscalidad, sobre todo la de las empresas' y 'el establecimiento de un verdadero mercado financiero único, la mejora y el refuerzo del modelo social europeo, preservando sobre todo los servicios de interés económico general, la lucha contra las exclusiones y las discriminaciones'.

Ampliación. Francia y Alemania mantienen 'el calendario previsto' para la ampliación. Los dos países se felicitan de la puesta en práctica de una convención, integrada por representantes de los Estados miembros, los Parlamentos nacionales, la Eurocámara y la Comisión Europea, como un instrumento destinado a preparar las reformas institucionales de la UE. Schröder no se opone al nombre del ex presidente francés Valéry Giscard d'Estaing para encabezar este organismo, mientras Chirac se manifestó más circunspecto.

La cumbre franco-alemana terminó con un llamamiento a la pronta instalación de una 'administración transitoria' en Afganistán. Chirac rechazó las críticas de que el compromiso militar de su país ha sido débil. A las tropas ya enviadas se unirá próximamente el portaviones Charles de Gaulle y un grupo de barcos de escolta.

La reunión recalcó también la urgencia de una 'administración transitoria' para Afganistán. Chirac, sentado entre Jospin y Schröder, se defendió de las críticas surgidas en Francia hacia el 'débil' compromiso militar francés en Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001