Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ex altos cargos de la Administración advierten de que el catalanismo corre el peligro de quedar anticuado

La fundación privada Catalunya Oberta, creada a primeros de año e integrada por algunos ex altos cargos de la Generalitat que ahora deploran la estrechez de miras del debate pospujolista, plantea la necesidad de renovar el catalanismo para evitar su crisis. Esta entidad, que asegura no tener vinculaciones con ninguna formación política, organizó ayer una jornada de reflexión en Girona a partir de la lectura de cuatro ponencias que sirvieron para lanzar a la arena pública los ejes del debate que desean trasladar a los ciudadanos.

La fundación, que nació con el objetivo de defender los valores de 'la libertad, la democracia y la economía de mercado', asegura que el catalanismo ya ha agotado su etapa de impulsor de la modernización e integración de España en Europa. El corpus ideológico en el que se mueven los integrantes de esta entidad mantiene que Jordi Pujol y la mayoría de los líderes políticos, sociales e intelectuales son herederos de una tradición de 'reformar, modernizar y europeizar España' ya superada. La fundación alerta de que 'cada vez son más quienes proclaman que ser catalanista es anticuado'.

Los impulsores de Catalunya Oberta rechazan que el catalanismo haya cubierto su ciclo histórico, pero aducen que, teniendo en cuenta que una mayoría de la sociedad catalana desea más autogobierno, se deben poner con presteza los cimientos de un catalanismo moderno.

La ponencia de historia, redactada por el catedrático de la Universidad de Barcelona Jordi Casassas, parte de la capacidad de adaptación que siempre ha mostrado el catalanismo. La de lengua y cultura, de la mano de Oleguer Sarsanedas, ex director de programas de TV3 y vinculado al Fòrum 20004, defiende el multilingüismo -catalán, castellano e inglés- de la sociedad catalana del futuro. Xavier Sala, catedrático de la Universidad de Columbia y de la Pompeu Fabra, parte en su análisis económico de la constatación de que si el déficit fiscal de Cataluña hubiera sido del 7% desde 1977 -en lugar del 10%-, el PIB per cápita actual de la región sería aproximadamente el 170% de la media europea, lo que situaría a Cataluña entre los territorios más desarrollados de Europa; la ponencia pone sobre la mesa el debate de los posibles beneficios económicos de una futura Cataluña independiente. La ponencia de sociedad, redactada por Jordi Oliveres, director del Instituto de Estadística, intenta demostrar que el margen de maniobra de que dispone la Administración catalana es insuficiente para marcar las necesarias políticas sociales diferenciadas respecto a otros territorios de España.

La fundación está presidida por el ex consejero de cultura de la Generalitat Joan Guitart. Entre sus 19 patronos se encuentran Lluís Oliva, Joan Oliver, Ramon Parés, Lluís Prenafeta, Valentí Puig, Vicenç Sanchis y Francesc Sanuy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001