Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Habla"

Una campaña oficial anima a las mujeres a denunciar malos tratos

Denunciar para vivir, aunque hacerlo haya costado la vida en algún caso. Con todo, suele ser la única vía para escapar de una pesadilla demasiado frecuente. Tanto, que tiene su jornada mundial. Será el domingo: Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer. Ayer se adelantaron dos conmemoraciones en España. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales presentó su nueva campaña contra la violencia doméstica. El Pleno del Congreso aprobó por unanimidad una 'condena enérgica' contra todo tipo de agresión hacia las mujeres.

'Recupera tu vida. Habla'. Con ese mensaje -y 275 millones de pesetas de presupuesto-, el Gobierno emprende su cuarta campaña publicitaria contra los malos tratos a las mujeres. 'Se ha elegido ese lema porque, aunque el número de denuncias se incrementa año tras año, todavía hay mucha violencia oculta en nuestro país', afirmó el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Juan Carlos Aparicio.

37 mujeres y tres hombres murieron por agresión de su pareja entre enero y octubre de este año

Tan escondidos siguen los malos tratos que los expertos los calculan por estimación. 'Se cree que sólo se denuncia entre el 10% y el 20% de los casos. A partir de ahí, pensamos que en España hay unas 100.000 mujeres maltratadas', apunta la secretaria general de Asuntos Sociales, Concepción Dancausa. Considera 'excesiva' la cifra de casi 600.000 agredidas física o psíquicamente en algún momento de su vida que aportó una encuesta del Instituto de la Mujer.

La falta de números exactos no resta importancia a un problema que tiene en el silencio su principal enemigo. 'Si te quedas sin palabras, te quedarás sin nada', advierte uno de los mensajes de la campaña. El objetivo es animar a las maltratadas a denunciar su problema. 'Habla': esta incitación es la idea básica. Junto a ella, un número de teléfono del Instituto de la Mujer (900 191 010) que ofrece asesoramiento.

El siguiente paso será asumir que el moratón del pómulo no lo provocó el choque contra una puerta. Y denunciar al causante. Es una práctica en alza. Entre enero y octubre de este año se presentaron 23.352 denuncias por delitos y faltas de malos tratos, un 8% más que en idéntico periodo del año anterior, según los datos oficiales. 'El aumento es positivo en sí mismo. Además, cabe deducir que las mujeres ya empiezan a denunciar la situación en cuanto se produce. Aguantan menos y eso es bueno. A mediados de los años noventa esperaban entre ocho y diez años en dar el paso', afirma Dancausa.

El creciente apoyo social también contribuye al aumento de las denuncias. 'Las mujeres se sienten más respaldadas para dar el paso', señala la responsable de Asuntos Sociales. Los planes contra la violencia doméstica han permitido aumentar los recursos sociales a disposición de las mujeres cuando huyen de la violencia.

Con todo, la denuncia no es un paso fácil. A menudo eleva el peligro de la víctima a sufrir nuevas agresiones por parte del delatado. Algunas mujeres han muerto por ello.

La violencia doméstica provoca un reguero creciente de muertes. Entre enero y octubre de este año, 37 mujeres y tres hombres han perdido la vida a mano de su pareja, según el Ministerio del Interior. Las organizaciones de defensa de las mujeres elevan la cifra de fallecidas a 55. Desde 1997, el número de mujeres fallecidas por agresión de su pareja ha crecido cada año: de las 33 de 1997 a las 43 del año pasado, según las cifras oficiales.

Pese al riesgo que pueda entrañar la presentación de una denuncia, resulta evidente que la resignación no es un seguro de vida, destacan los expertos. Difícilmente se puede proteger a quien no delata la agresión que padece. 'Tenemos que conseguir que las mujeres recuperen su estima y su confianza para salir de esta dramática situación', sostiene Aparicio.

La violencia contra las mujeres también existe fuera del ámbito doméstico. Prueba de ello son, por ejemplo, las redes de explotación sexual. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó ayer una serie de medidas para luchar contra ese tráfico creciente. Y es que, según dijo, en las sociedades libres también existen burkas invisibles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001