Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia entrega a un etarra que planeó asesinar al Rey

El etarra Pedro José Pikabea Ugalde, Kepa, fue extraditado ayer por Francia -donde fue detenido en 1994- a España, donde se le acusa de 24 asesinatos, cometidos entre 1980 y la fecha de su detención. Un hermano suyo, Rosario, fue también entregado por las autoridades francesas en 1996. Kepa fue condenado en mayo de 1997 a 10 años de prisión por el Tribunal Correccional de París por haber participado en la planificación del atentado con el que ETA quiso matar al Rey don Juan Carlos en Mallorca en agosto de 1995.

Pikabea, nacido en Lesaka (Navarra) el 5 de agosto de 1955, llegó al aeropuerto de Barajas a mediodía de ayer y desde allí fue conducido a la Audiencia Nacional, donde el juez Juan del Olmo ordenó su ingreso en prisión incondicional. Francia concedió la extradición de Kepa para que sea juzgado por tres causas pendientes por cuatro asesinatos.

No obstante, el Ministerio del Interior lo considera responsable de 24 asesinatos perpetrados como miembro de tres comandos distintos. El primer crimen que se le adjudica es el asesinato, en 1980, de dos guardias civiles en Goizueta (Guipúzcoa), siendo miembro del comando Adarra de ETA militar. Tras huir de su domicilio en mayo de ese año, se integró en el comando Urko, al que se le imputan los asesinatos de cuatro miembros de la Guardia Civil, cinco del Cuerpo Nacional de Policía y un civil, este último en Figueres (Girona).

En 1982 formó un nuevo comando junto a José Eciolaza, Dienteputo, entre otros, cuya primera acción fue un atentado contra el cuartel del instituto armado en Leiza (Navarra), en el que perdió la vida el calderero Gregorio Hernández Corchete. También participó supuestamente en otros cuatro asesinatos, entre ellos el de la esposa de un detective privado. La pareja fue ametrallada tras confundirla con miembros de las Fuerzas de Seguridad.

El resto de sus crímenes los cometió presuntamente cuando pertenecía al comando Goiherri Costa, en el que se integró en 1984, y en el que también estaba uno de los actuales jefes militares de ETA: Juan Antonio Olarra Guridi, Jokin. Más tarde ascendió y se introdujo en el círculo íntimo del ex jefe terrorista Francisco Mujika Garmendia, Pakito. El 7 de julio de 1994 fue detenido junto a la estación de tren de Bayona. Con Pikabea, ya son nueve los etarras extraditados o expulsados por Francia en lo que va de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001