Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSC y ERC ven difícil conjugar sus propuestas sobre el autogobierno

Mañana, nuevo intento de acuerdo

Socialistas y republicanos consideraban ayer muy difícil que sus respectivas propuestas para la mejora del autogobierno, más la de Iniciativa per Catalunya-Verds, puedan conjuntarse en una sola como pretendían. La cura de realismo a que el PSOE ha sometido al PSC ha alejado un acuerdo que hace dos semanas se daba por seguro. A pesar de ello, los tres partidos acordaron ayer realizar mañana un nuevo intento. El portavoz de CiU, Ramon Camp, dio por muerto el intento de la izquierda.

MÁS INFORMACIÓN

Aunque en público tanto el portavoz del PSC, Miquel Iceta, como el de Esquerra Republicana (ERC), Joan Ridao, afirmaron que las posibilidades de acuerdo siguen existiendo, en privado dirigentes de ambos partidos lo consideraban improbable. La última propuesta de los socialistas a ERC estriba en convertir en un pacto de mínimos lo que inicialmente fue concebido como una propuesta cerrada.

El pacto de mínimos consistiría en reducir la propuesta conjunta a lo que puedan compartir los tres partidos y mantener las posiciones particulares en los demás aspectos. Los socialistas albergan la esperanza de que el valor político de lo compartido sea tan importante como para relativizar los desacuerdos. 'Nosotros podemos asumir un acuerdo que esté en el 80% de lo previsto, pero no si se queda en el 60%', afirmó.

Sobre esta situación pesa mucho ya, sin embargo, la pugna pública de cada parte para defender sus posiciones. Ridao afirmó ayer en una conferencia de prensa que ERC no va a renunciar a que Cataluña tenga una administración única, a que sea circunscripción en las elecciones europeas, a la supresión del Ministerio de Cultura y a un poder judicial propio, pretensiones todas ellas en las que acusa al PSC de echarse atrás.

Ridao lamentó que la dirección socialista haya desautorizado las posiciones aceptadas por el grupo parlamentario del PSC-Ciutadans pel Canvi, en cuyo nombre actuaba el diputado Josep Maria Vallès. Los republicanos atribuyen esta desautorización a la presión del PSOE y por esta razón Ridao pidió a los socialistas catalanes que examinen si realmente José Luis Rodríguez Zapatero es consecuente cuando afirma que asume el federalismo que predica Pasqual Maragall.

El portavoz de Iniciativa per Catalunya-Verds -el tercer grupo implicado-, Joan Boada, lamentó que las negociaciones en curso hayan dado paso a una escalada de declaraciones contrapuestas cuando todavía hay voluntad y posibilidades de acuerdo.

Esta situación dio pie a que ayer el conseller en cap, Artur Mas, atacara a Maragall. A partir de ahora, dijo, Maragall deberá acompañar sus propuestas 'con un certificado del PSOE'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 2001