Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del poeta deja la Fundación Miguel Hernández debido al desinterés de la Generalitat

Lucía Izquierdo, nuera del escritor de Orihuela, afirma que el ente lleva cuatro años paralizado

La familia de Miguel Hernández ha comunicado al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, su decisión de abandonar la fundación sobre el poeta oriolano. Desde el nacimiento del organismo las tensiones entre el Consell y los familiares han sido continuas. Lucía Izquierdo, nuera de Miguel Hernández, afirma que la fundación 'lleva cuatro años inactiva -prácticamente desde su constitución- por el desinterés de la Generalitat'. Izquierdo denuncia interferencias políticas en la entidad por parte de cargos del Gobierno autonómico.

La fundación cultural valenciana Miguel Hernández, organismo encargado de recoger y transmitir el legado del poeta oriolano, difícilmente podrá cumplir a partir de ahora sus objetivos. La marcha de la familia del escritor implica la pérdida de la documentación que conservan sus herederos, a la vez que descubre el papel que durante los cuatro años del funcionamiento de la entidad ha desempeñado el Consell.

La salida, de cualquier manera, no ha sido discreta. Lucía Izquierdo, como portavoz de la familia, criticó ayer en la cadena SER 'los manejos políticos' que han realizado algunos miembros del Gobierno autonómico. Así, la hasta ahora vocal de la fundación asegura que la Generalitat frenó las dos candidaturas a director que impulsaba la familia.

Las razones para tales decisiones no tuvieron un fundamento cultural, según Izquierdo. 'Francesc Camps (antiguo consejero de Cultura) me dijo que Luis Almarcha no podía ejercer el cargo de director al ser socialista', declara la nuera del poeta. La segunda opción de la familia, Rafael Navarro, director del archivo municipal de Elche, fue descartada por el diputado provincial de cultura, Miguel Valor, del PP, porque 'no caía bien en Valencia', añade. Mientras tanto, el organismo contó con un director en funciones durante tres años, Manuel Sánchez Monllor -actual director del Teatro Principal de Alicante- , por lo que 'su dedicación a la fundación no era suficiente', afirman fuentes cercanas a la entidad. Finalmente, en noviembre de 2000, Sánchez Monllor rechazó definitivamente su cargo, produciendo un vacío en la dirección durante un año.

Estas intervenciones en la trayectoria del organismo no fueron acompañadas con partidas presupuestarias. Izquierdo asegura que la Generalitat no ha destinado cantidad alguna a material de oficina. Por contra, critica que sólo se ha utilizado la fundación para 'salir en las fotos', en referencia a la visita que realizó el pasado verano José Joaquín Ripoll, vicepresidente del Consell. Visita en la que, por cierto, se comprometió a destinar 25 millones de pesetas a la entidad, dinero del que Izquierdo todavía no tiene noticia. La familia lamenta que 'se haya tenido que tomar esta decisión', aunque recuerda que 'Miguel Hernández nunca habría permitido' el trato que ha dispensado el Consell.

Por ahora, el legado del poeta continuará en el archivo municipal de Elche. El edificio que se construye en Orihuela para la fundación es, según la familia, el único proyecto que la Generalitat ha llevado a cabo. Sin embargo, Izquierdo resalta que en su diseño no se han tenido en cuenta las necesidades del organismo. Sólo el Ayuntamiento de Elche, dice Izquierdo, ha puesto interés en el proyecto, facilitando 'más medios técnicos y humanos' de los que estatutariamente estaba obligado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001