Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL PERRO, EL MEJOR AMIGO DEL NIÑO

Chistopher García González, de ocho años, ha aprendido desde pequeño que los perros son el mejor amigo del hombre. Y esos dos amigos que responden a los nombres de Tango y Cas le ayudaron a salvar la vida no desde un gesto de valentía, sino simplemente de afecto, arropándole y dándole calor con sus cuerpos en una fría noche extremeña. Lo cuenta el diario Hoy. Chistopher, junto a sus padres, José y Paqui, se desplazaron el pasado fin de semana hasta el que será su nuevo destino laboral: la finca El Herradero, de Alburquerque (Badajoz). El domingo, a eso de las cinco de la tarde, el niño jugaba en los alrededores del cortijo mientras su padre se ocupaba de tareas domésticas lanzando alguna que otra mirada al chico. Poco después se percató de su ausencia, esperó junto a su mujer algún tiempo y, ante el temor de que se hubiera perdido, avisaron a la Guardia Civil. Más de 100 personas rastrearon la finca sin éxito. Oscureció y el temor se apoderó de sus padres, guardias civiles, policías, vecinos y autoridades. Fue una noche larga, donde la duda, la desesperación y el miedo se apoderaron del joven matrimonio hasta que el niño apareció el lunes en otra vivienda de la zona aterido de frío. Contó después que no tuvo miedo, que se sintió protegido por los perros, que Tango se colocó en su espalda y que Cas, una perra preñada, le tapó el pecho con su cuerpo. De comer, sólo unos piñones. Pasó todo el frío del mundo bajo una encina en una noche en el que el termómetro marcó cero grados. Casi 20 horas duró su aventura, hasta que al despertarse encontró un cortijo donde le recibieron con los brazos abiertos y un buen colacao caliente.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001