OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

¡Viva la Prospe!

Vivir en Madrid es un drama, es tan grande y somos todos tan diferentes, que es muy difícil tener una identidad propia. Por eso los que tenemos la necesidad de aferrarnos a algún origen defendemos nuestro barrio a muerte.

Hoy me toca escribir unas líneas para defender al barrio donde nací y donde vivo: el barrio de Prosperidad, la Prospe, como decimos por aquí. Creo que se lo debo, me ha dado mucho de lo que soy y se lo merece.

No es un barrio muy rico, pero yo no lo cambiaba por nada del mundo. Aquí no hay intolerancia, cada vez hay más colmados y bares dominicanos que han traído sus voces y sus ritmos al barrio. Creo que también somos solidarios: la escuela popular de la Prospe, después de muchos problemas, ha encontrado un local (al lado de donde vive mi amigo Carlitos con su mujer, Susana, que está esperando un niño) y ha contado con el apoyo de muchos vecinos.

Tampoco es un barrio reaccionario, muchos llaman a la plaza de Prosperidad la plaza Roja porque los fines de semana acoge los puestos de muchos partidos, asociaciones y ONG de talante solidario e integrador.

Ahora, además, somos un barrio triste y dolorido. Ha vuelto a golpear el dolor. Aquí al lado, yo lo he oído. En la misma calle del colegio Claret, donde estudié y donde estudian las hijas de José y Pilar, a sólo un portal de la casa de la madre de Quique y a dos de donde vive Ricardo, un poco después de la peluquería donde me he cortado muchas veces el pelo,en el banco donde trabajó mi amigo Javi, El Sonrisas, y justo en la manzana de al lado de donde viven los padres de Octavio y Héctor.

Hace poco mataron al padre de Beto Oreja, compañero mío y de Miguel y de Quique y de Octavio en el Claret. Fue por una bomba en López de Hoyos, al lado del Arca de Noé, una mercería donde compra mucho mi madre y donde sigue parando el bibliobús -donde de pequeño iba con mi hermano todos los martes a coger libros y tebeos-; enfrente de donde mi padre va con mis sobrinos Alberto y Magdalena a comprarles chuches y un pelín antes de donde voy a llevar las cosas al tinte con Esther, que está al lado del bingo donde van a veces la madre de Miguel con Paquita y en la misma acera donde me reúno los jueves con los de mi equipo de rugby en Casa Emilio (donde paraba mucho el poeta Gabriel Celaya y los del equipo del Estudiantes) y en la calle donde mi abuelo me llevó por primera vez al cine...

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después de la bomba de López de Hoyos pensé: 'De momento, ya no nos toca más'. Por desgracia, me he equivocado. Aunque pequeña, ésta es mi patria, aquí viven muchos nombres propios de gente a la que quiero. Dejadnos vivir en paz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS