Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cabezas de cartel en clase

Figuras como Michel Camilo, María Joâo Pires, Kàtia Labèque o Carles Benavent dan clases magistrales en una escuela

El pianista Joaquín Achúcarro, que hoy participa en el homenaje en el Palau de la Música al maestro García Navarro ('un concierto con un gran componente emocional', dice, 'porque éramos muy amigos'), impartía ayer una clase magistral en Duetto, una escuela privada de Valencia con 12 años de existencia. 'Me considero un pianista que de vez en cuando da clases', puntualizaba Achucarro, que lleva varios años enseñando en la Universidad Metodista de Dallas. En una sala recoleta con dos pianos y veintidós alumnos, hablaron de 'músculos, pedales, atmósferas y no sé cuántas cosas más', comentaba el pianista. 'No te puedes imaginar la cantidad de ideas que pueden salir a en una sesión como ésta', añadía. En el momento de hacer la foto, tomaba buena nota de sus enseñanzas Amparo Pous, una alumna que ha ganado los premios Maestro Serrano de Valencia y Ciudad de Carlet.

Achucarro inauguraba la serie de 'diálogos pianísticos' programados por la escuela para este curso, que incluye la presencia, en fechas sucesivas, del clavecinista Rinaldo Alessandrini y los pianistas Josep Maria Colom, Michel Camilo, Katia Labèque, Dimitri Bashkirov y Maria Joâo Pires. Músicos de muy diferentes características y estilos, incluso géneros, que van desde la música antigua de Alessandrini al jazz de Camilo y las fronteras de la música pop exploradas por Labèque. 'Es una experiencia que pusimos en marcha el pasado año, consistente en una serie de encuentros con grandes concertistas internacionales y que funcionó muy bien', explica el guitarrista Jorge Lario, director de la escuela, 'lo que nos animó a ampliar y diversificar la propuesta'.

La idea partió de Luca Chiantore, pianista y musicólogo italiano (acaba de publicar un grueso volumen de Historia de la técnica pianística) que se trasladó a España para dar clases en esta escuela hace diez años y continúa en su cuadro docente. 'Luca trabajó con el pedagogo Franco Scala en un proyecto que incluía este tipo de encuentros con músicos eminentes y que al final hemos implantado aquí', explica Enrique Subiela, también pianista y gerente de Duetto.

Para los alumnos, la clase magistral constituye un momento singular del curso ordinario de piano. 'Yo he seguido muchas y sé que el concepto de masterclass aislada, se diluye si no hay un profesor que lo vertebre en el marco de un curso, como hace Luca Chiantore en este caso', puntualiza Subiela. Algunos de los maestros que participan en esta segunda edición repiten la experiencia. Cada uno tiene su estilo. 'Achúcarro es bastante ortodoxo, pero le tiramos de la lengua para que cuente cosas', confiesa el gerente de la escuela. Como corroborando sus palabras, el pianista vasco comenta en un descanso de la clase: 'Teniendo a Luca al lado, es imposible el monólogo'. Katia Labèque, en cambio, 'representa la heterodoxia, el curso pasado rompió los esquemas de todos los asistentes', asegura Jorge Lario. Un profano puede preguntarse cuánto se puede aprender en una sesión de cinco horas. Para Achúcarro, 'una clase como ésta sirve para abrir ventanas, nadie se va con las manos vacías. Se puede abordar todo, desde cómo atacar un acorde a la forma de distribuir los diferentes periodos en una composición, depende del nivel de cada cual'.

En vista de los resultados obtenidos con esta propuesta, Jorge Lario propuso incorporar al plan de estudios de guitarra un ciclo de sesiones magistrales que posibilitará al centenar de alumnos de este instrumento verse cara a cara a Bert Garsed, profesor de guitarra del Musicians Institute de Hollywood; Javier Vargas, el Santana español; Alberto Cereijo, guitarrista de Los Suaves; Carles Benavent, impulsor del bajo flamenco, y Pedro Andrea, un músico que ha acompañado a artistas como Rosana, Malú o Miguel Bosé. El guitarrista cubano Manuel Berrueco, que ha ofrecido conciertos con diferentes orquestas sinfónicas y filarmónicas internacionales, además de ser profesor en Baltimore, presidirá tres encuentros a lo largo del curso con los alumnos de guitarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001