Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Liga Árabe descalifica el último mensaje de Bin Laden

La Liga Árabe rechazó ayer la propuesta realizada por el millonario saudí Osama Bin Laden, que llamó a los musulmanes del mundo a la guerra santa contra los 'cruzados' occidentales.

'Bin Laden no habla en nombre de los musulmanes', señaló el secretario general de la organización, Amro Musa, desde Damasco, donde la Liga Árabe discute medidas de apoyo a los palestinos y las repercusiones en Oriente Próximo de los atentados del pasado 11 de septiembre en Estados Unidos.

Por su parte, el ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Maher, opinó que existe una guerra 'entre Bin Laden y el mundo'. Sin embargo, su homólogo sirio, Faruk Chara, inició la reunión con un ataque virulento contra la actual campaña militar de Estados Unidos en Afganistán.

'El terrorismo es una plaga que hay que denunciar humanitaria, ética y religiosamente, porque toma a los inocentes como objetivos', afirmó Chara. 'Pero ningún país en el mundo, por muy importante que sea, puede acusar a otros Estados de terrorismo. Sólo se puede acusar a personas u organizaciones, siempre y cuando existan evidencias', añadió.

Sobre el conflicto palestino, Musa puso en guardia a los países árabes contra un 'fraude político' en caso de que la reactivación del proceso de paz no tuviera como objetivo el establecimiento de un Estado palestino. 'Advertimos sobre un fraude político que tuviera como víctimas a los árabes en caso de que se pusiera en marcha un proceso con un contenido y unos objetivos desconocidos', afirmó Musa en la inauguración de la reunión dedicada al apoyo a los palestinos. 'Un proceso de paz tiene que tener un contenido, y su objetivo debe ser el establecimiento de un Estado palestino.

'No seremos engañados por segunda vez', añadió, en referencia a los acuerdos de Oslo sobre la autonomía palestina firmados en 1993, que no llevaron a una resolución del conflicto. 'No esperaremos otros diez años, las declaraciones no son suficientes, tienen que ser aplicadas en la práctica', subrayó el secretario general de la Liga Árabe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001