Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Listos para aterrizar en el campus

La UIMP crea un curso para iniciar a los futuros universitarios en el funcionamiento de los centros superiores y en el uso de sus recursos

Qué es la Universidad, dónde se encuadra una carrera en el conjunto de saberes o cómo se consulta en una biblioteca son algunas de las cuestiones que han explicado expertos de diversas áreas en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) a un grupo de 53 adolescentes recién salidos del instituto, justo antes de comenzar su primer curso universitario.

El seminario, de 15 días, se ha bautizado con el nombre de Aula de Verano Ortega y Gasset y se repetirá en los próximos años. Su principal objetivo es que los estudiantes conozcan cómo funciona el mundo en el que están aterrizando. Según el director del curso y catedrático de Filosofía en la Universidad de Granada, Pedro Cerezo, uno de los propósitos es enseñar a estos alumnos una metodología de trabajo para el futuro: 'Es algo que se debería hacer en todas las facultades la primera semana de curso. Con ello se evitaría que muchos chicos, con un expediente brillante, pasasen los dos primeros años de carrera desorientados y con un bajo rendimiento'.

A los chavales se les ha aleccionado, también, sobre algunos de los temas más controvertidos y actuales, como la justicia sin fronteras, las otras culturas, los nacionalismos y la ética en torno a la investigación del genoma. Para ello han contado con los mejores especialistas. Entre otros, el poeta José Hierro, el arquitecto Antonio Fernández Alba y la bióloga Margarita Salas. El director de cine José Luis Borau les ha impartido un taller de cine y el arqueólogo Juan Luis Arsuaga ha sido su guía en los yacimientos arqueológicos de Atapuerca, donde han realizado una visita.

Otro coordinador de la iniciativa, Antonio Lago Carballo, resaltó que con este aula 'se ha abierto una nueva dimensión para la universidad española'. Sin embargo, profesores y alumnos han dejado claro que saben que la universidad real no es 'tan idílica' ni cercana como la han vivido en esta experiencia. Pero al menos, después de esta vivencia, tienen un 'elemento de juicio para comparar' y 'una referencia para exigir', añadieron.

Alumnos con expediente 10

Los 53 alumnos reunidos en septiembre en la UIMP tienen entre 17 y 18 años y una nota media de diez en bachillerato. Han sido elegidos entre más de 1.600 chicos. Proceden de todas partes de España y la mayoría de institutos públicos. De ellos, hay 13 que empiezan estos días la carrera de Medicina; seis, Telecomunicaciones; otros seis, Derecho, y cinco, Periodismo. La mayoría señala que lo que más les ha gustado de esta experiencia ha sido conocer gente que comparte los mismos intereses. El personal del Palacio de la Magdalena de Santander, sede de verano de la UIMP, estaba sorprendido de ver a tanto adolescente por los pasillos. De hecho, eran los alumnos más jóvenes. Aseguran que cuando se conocieron lo primero que se dieron fue el número del móvil. Y al despedirse, su e-mail.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 2001

Más información