Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El BOE de los maestros

El periódico 'Escuela Española' recuerda en su 60º aniversario las legislaciones y la vida de los docentes en las décadas pasadas

Hace 47 años que Manuel Rodríguez se colocó de botones en el periódico Escuela Española y la pasada semana celebraba como director los 60 años del rotativo. Los fastos reunieron a varios ministros de Educación de los distintos gobiernos democráticos, incluida la actual, Pilar del Castillo.

Escuela Española nació el 24 de mayo de 1941, en un país que todavía no podía levantar cabeza entre los cascotes de la guerra. Las escuelas eran edificios semidestruidos con pinta de almacenes abandonados o frías habitaciones rurales presididas por un crucifijo que vigilaba las hileras de niños con cara de hambre. 'Entonces los maestros, no había otros, se reclutaban entre los alféreces provisionales y no tenían ninguna preparación pedagógica. Hasta los años cincuenta no empezaron a llegar los maestros de verdad a las escuelas', recuerda Rodríguez.

En la posguerra se reclutaba a los alféreces provisionales para que dieran clase

Algunos lo hacían en burro, como una amiga suya 'que daba clases en un pueblo de Huesca y tenía que cruzar un río a lomos de un asno para encontrarse con sus alumnos'. Aquellos años.

El orgullo que guardan los que como Manuel Rodríguez han estado ligados a Escuela Española toda la vida es el 'enorme servicio' que el periódico hizo a los maestros de la época. Mediante suscripciones la revista llegaba allí donde hubiera un aula perdida de la mano de Dios. A través de aquel periódico recortado por la censura los maestros tenían noticia de los lentos pasos que daba la Administración franquista y podían apoyarse en los libros de ayuda para el profesor que editaba la cabecera. Todavía hoy siguen sacando esos materiales pedagógicos.

En la posguerra había en España 29.000 maestros que ganaban la miseria de 6.000 pesetas al año. Ya en los años sesenta, Escuela Española logró 48.000 suscriptores. Que lo eran por cinco pesetas el trimestre, 10 el semestre o 20 pesetas al año. (Ahora tiene 28.500).

Otra razón que enorgullece a los periodistas que sacaron adelante la publicación es la inmediatez con la que informaban al profesorado de aquellos asuntos que les mantenían en vilo: concursos de traslado, plazas vacantes. Aquellos datos llegaban a los suscriptores antes de que aparecieran en el BOE. 'Cuando los inspectores visitaban los colegios, los maestros les decían: 'Oiga, mire que Escuela Española dice nosecuantitos...'. Y les pillaba por sorpresa'.

El periódico mantiene todavía los objetivos iniciales que Rodríguez resume: 'Transmitir toda la información educativa y legislativa que se genera en España y organizar foros de debate y reflexión sobre temas de máxima actualidad'. Recalca el director que hoy hacen el esfuerzo de descentralizar la información y publicar todas las leyes que se dictan en cada comunidad.

Escuela Española nació gracias al esfuerzo y el afán pedagógico de los hijos de Ezequiel Solana: Ana, Joaquín y Luis, tíos del que luego fuera ministro socialista de Educación, Javier Solana. Dos de ellos fueron directores del periódico. Con José Salazar Salvador y el actual, Manuel Rodríguez, se completa la lista de directores en los 60 años de vida del rotativo.

Los hijos de Ezequiel Solana fundaron este periódico 'profesional independiente' a raíz de la escisión de los socios que editaban el que todavía hoy es la competencia, el centenario Magisterio Español. 'Y se rodearon de muy buenos colaboradores', dice con admiración Rodríguez. En la actualidad lo edita Ciss Praxis, empresa integrada en el grupo Wolters Kluwer, que saca el periódico cada semana.

Con la llegada de la democracia, las páginas de Escuela Española se hicieron eco de las profundas reformas que sacudieron el panorama educativo, la LOECE de la UCD, la LODE y la LOGSE con los socialistas, y las que ahora mismo planea el actual Gobierno del PP, como es la Ley de Calidad, para la que Manuel Rodríguez pidió como deseo por el 60 aniversario del periódico 'que salga con el mayor consenso posible'. Porque ése es el deseo de los maestros que tendrán que aplicarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 2001