Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La depresión afecta menos a los españoles

La tasa de la enfermedad en España se sitúa seis puntos por debajo de la media europea

España registra la tasa más baja de afectados por depresión dentro de un grupo de cinco países europeos. Ésta es una de las conclusiones que se desprenden de un estudio que compara la prevalencia de este trastorno mental en áreas urbanas y rurales de España, Irlanda, Reino Unido, Finlandia y Noruega. Mientras que la media de estos cinco países se sitúa en torno al 8,5%, en España tan sólo el 2,6% de la población padece depresión. En cambio, países como el Reino Unido e Irlanda alcanzan tasas del 17% y el 12,8% respectivamente.

Las estructuras de soporte social son esenciales ante las situaciones adversas

'No hay una explicación sencilla para estas diferencias. Las enfermedades mentales son el producto de una interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales. Esto es particularmente evidente en la depresión. Lo que hemos podido encontrar es que los acontecimientos vitales adversos, como la pérdida de un ser querido o el desempleo, se relacionan estrechamente con la presencia de una depresión', explica José Luis Ayuso Mateos, responsable del estudio en España junto con José Luis Vázquez Barquero, ambos profesores de la facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria.

Una de las principales conclusiones del análisis comparativo de los resultados es que la presencia de un apoyo social atenúa el impacto que las circunstancias vitales adversas tienen sobre el individuo. 'En este sentido, estas diferencias tan grandes entre España y el resto de países tal vez se deban a las desigualdades en lo que llamamos estructuras de soporte social. Estas estructuras, como la familia, resultan un apoyo esencial en aquellos casos en los que los individuos se enfrentan a situaciones adversas, que son las que propician la aparición de la depresión. En España estas estructuras de soporte social están más presentes que en otros países', explica Ayuso. 'Tal vez la desigualdad en la situación socioeconómica de los distintos países tenga también algo que ver en las diferencias en el número de individuos que padecen depresión, ya que las grandes desigualdades se dan principalmente en el medio urbano'.

Los datos de la investigación, publicados en el último número de la revista The British Journal of Psychiatry, son el resultado de la entrevista a más de 8.500 europeos de entre 18 y 64 años durante 1997 y 1998. El estudio ha recibido la subvención de la UE y en él han participado más de 30 profesionales de universidades y centros de investigación de los cinco países implicados.

'Se trata de la primera investigación sobre la prevalencia de la depresión en Europa, lo cual es esencial porque permite establecer comparaciones entre diferentes países de Europa y evaluar las necesidades de tratamiento. El trabajo confirma que la depresión es una patología que afecta a un alto porcentaje de la población europea en edad laboral, con un impacto sobre la comunidad mayor que el de muchas patologías', afirma Ayuso.

Otra de las tendencias que muestra el estudio es la considerable diferencia entre el número de mujeres y hombres que sufren depresión. Según los resultados de la investigación, en general en Europa las mujeres que padecen este trastorno mental representan el 10% de la población, mientras que en los hombres la cifra disminuye hasta el 6,6%. 'Éste es un fenómeno que ya se conocía. En España, sin embargo, la diferencia no es ni mucho menos tan grande, ya que las mujeres que sufren depresión representan el 2,7% del total y los hombres, el 2,4%', afirma Ayuso. 'En general, por lo que hemos visto en nuestro estudio y en vista de las investigaciones anteriores, no se han producido cambios significativos en el número de personas afectadas por la depresión'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de octubre de 2001