Schröder se opone a una alianza con los ex comunistas en Berlín

El canciller alemán, Gerhard Schröder, recomendó ayer a sus correligionarios socialdemócratas no aliarse en el Gobierno local de la ciudad Estado de Berlín con los ex comunistas del Partido del Socialismo Democrático (PDS), que lograron un espectacular avance en las elecciones celebradas la víspera (22,6% de los votos). Aun sin decirlo directamente, el canciller insinuó que la socialdemocracia berlinesa debería respetar la voluntad de sus electores, que, en tres cuartas partes, preferirían una alianza con verdes y liberales para gobernar la capital alemana.

El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), liderado en Berlín por el actual alcalde Klaus Wowereit, fue el grupo político más votado en los comicios del domingo, que también supusieron un fuerte revés para la Unión Cristiana Democrática (CDU) y la consolidación del PDS. Los ex comunistas no sólo lograron un 47,6% de los votos en el este de la ciudad, sino que, por vez primera, también levantaron cabeza en el oeste (casi un 7%), y lograron atraer más votantes noveles que ningún otro partido (33%).

Razones de más, por tanto, para que el líder del PDS, Gregor Gysi, llamara ayer a una alianza entre 'rojos' para 'superar la división interna' en una ciudad que hasta hace 12 años se encontraba escindida por el muro de Berlín. Este punto fue reconocido por Wowereit, quien, sin embargo, piensa negociar con verdes y liberales antes que con los ex comunistas. La mayoría de los analistas considera poco probable una alianza entre el SPD y el PDS. 'La alianza roja no cabe dentro de los cálculos para las elecciones federales del próximo año', comentó el politólogo Jürgen Falter.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS